El Gobierno envió este miércoles al Congreso un proyecto para agravar las penas a los barras bravas que cometan hechos de violencia en los estadios de fútbol, y tipifica como delito la venta irregular de entradas de esos espectáculos deportivos, y el financiamiento de los grupos violentos.

El propósito del oficialismo es que se trate en las sesiones extraordinarias que Mauricio Macri convocará para diciembre, con el objetivo de sancionarlo en trámite exprés y antes de fin de año. El proyecto se denomina “régimen penal y contravencional para la prevención y represión de delitos en espectáculos futbolísticos”, y contiene 30 artículos. Fue elaborado por los ministerios de Justicia y de Seguridad, en base al que presentó la ministra Patricia Bullrich en octubre de 2016 en el Senado, pero que nunca fue tratado y había perdido estado parlamentario.

Mauricio Macri decidió mandar la ley antiviolentos tras el papelón internacional por la doble suspensión de la final River-Boca de la copa Libertadores en el Monumental, tras el ataque al micro que trasladaba al equipo xeneize.

Compartinos: