El oficialismo en la Cámara alta buscará esta semana darle nuevamente impulso en el Senado a 2 de los proyectos que más le interesan al Gobierno de cara al año electoral, la ley del blanqueo de trabajadores en negro y la reforma al financiamiento de los partidos políticos que transparente los aportes en campaña.
____________________________

Desde las filas del oficialismo volverán a intentar avanzar con 2 proyectos de ley fundamentales para Cambiemos: La del Blanqueo Laboral y la de Financiamiento de Partidos Políticos.

Un plenario de comisiones que iba a abrir el debate se frustró la semana pasada en el Senado ante la ausencia sin aviso de la cúpula de la CGT, y ahora buscarán retomar este martes 16/04 la iniciativa que lleva como título “Regularizacion del empleo no registrado, lucha contra la evasión en la seguridad social y registración laboral” que comprende de 21 artículos.

Así, si prosperan las pretensiones de Cambiemos en el Senado, mañana 16/04 desde las 10.30 horas, se discutirán en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Trabajo los alcances de la propuesta de blanqueo laboral y por la tarde podría concretarse la demorada sesión sobre financiamiento político.

Tanto los senadores del oficialismo como los del peronismo demuestran públicamente voluntad de llevar la discusión sobre financiamiento de partidos al recinto el próximo martes pero extraoficialmente objetan algunos puntos de la propuesta como la prohibición de que los sindicatos aporten a las campañas electorales.

La sesión, que requiere una mayoría especial para ser aprobada, fue pospuesta en dos ocasiones y fue nuevamente convocada para este martes 16, antes de los feriados por Semana Santa, aunque varias fuentes de las bancadas mayoritarias se excusaron de dar certezas de que finalmente se concrete en una semana de sólo tres días hábiles.

En ese sentido, algunos miembros del peronismo sostienen también que “no dan los tiempos ya” para aplicar la norma antes de los comicios de este año, ya que aún debe pasar por el filtro de la Cámara de Diputados donde los escollos parecen ser mayores. Aunque Dujovne reconoció la inestabilidad de la situación, hubo más respaldos al programa monetario y fiscal que encara el Gobierno.

El proyecto de financiamiento, que unifica varias iniciativas tanto del oficialismo como de la oposición, levanta la prohibición para que las empresas privadas puedan aportar a las campañas y bancariza los aportes de dinero con el objetivo de que no haya fondos provenientes de actividades ilícitas en este campo.

Además, establece que las agrupaciones no podrán recibir de una misma persona -humana o jurídica- un monto superior al dos por ciento de los gastos permitidos para cada campaña electoral.

En la iniciativa se introdujo un capítulo sobre Internet a propuesta del presidente de la comisión de Libertad de Expresión, Alfredo Luenzo, para que una parte de los fondos de campañas se destinen a páginas web de origen nacional.

Sin embargo, el capítulo que mayor resistencia encontró fue el que deja afuera de la posibilidad de hacer aportes a las campañas a los sindicatos, algo que objetó de manera persistente en la última reunión de comisión uno de los representantes del bloque del PJ, el senador Mario Pais.

En cuanto a la ley de Blanqueo Laboral,  se trata del mismo texto que el ministro Dante Sica venía negociando con la CGT desde el fracaso del proyecto de Reforma Laboral que su antecesor, Jorge Triaca, había enviado al Parlamento y que fue fuertemente rechazado por las centrales sindicales.

Puntos clave:

Conocido el texto del nuevo proyecto, el abogado laboralista, Juan Carlos Cerutti, señaló que “es grato ver que han corregido los errores que pudieron observarse en el proyecto anterior que no se logró aprobar”.

“En el actual se trata de un proyecto único, que no pretende introducir ni modificar ninguna norma laboral que pueda ser interpretada como flexibilización laboral”, remarcó.

“Es clara la pretensión de incluir al régimen legal a millones de trabajadores que hoy no están registrados (totalmente en negro) o lo están parcialmente”, agregó Cerutti.

A continuación, algunos puntos destacables del proyecto:

El blanqueo es por 365 días, sin distinción de mayor o menor condonación de deuda.

• Se condona el 100% de cualquier deuda que por seguridad social, sindical o de obra social pudiera generar el reconocimiento de antigüedad o salario.

Se computa un máximo de 60 meses de antigüedad para las relaciones que se denuncien nuevas.

• Siguen estando a favor del empleado, pero se reducen notablemente, por lo que si bien un juicio laboral puede ser mayor, ya no serán las sumas exorbitantes que hoy se piden.

Se reducen notablemente sus montos por empleo no registrado. No computan los montos de multas de la ley 24.013 para los honorarios de peritos ni abogados. Por lo que dejan de ser tan atractivos.

Por fin se cambia la forma en que debe entregarse los certificados y se hace uno solo y que pude retirarse on line, con lo que se dejan de generar los juicios laborales por ese motivo, que generaron una verdadera industria del juicio.

Compartinos: