El director general de material de la Armada, contralmirante David Burden, fue concluyente al aseverar que el submarino ARA San Juan registró una “imposión” que provocó su hundimiento a 920 metros de profundidad en el Mar Argentino, donde fue localizado casi un año después de la tragedia, cuando navegaba hacia Mar del Plata con 44 tripulantes a borto.

“Definitivamente hubo una implosión”, enfatizó Burden al brindar testimonio ante la Comisión Bicameral Especial Investigadora sobre la Desaparición, Búsqueda y Operaciones de Rescate del Submarino ARA San Juan, que sesionó hoy en el salón auditorio del Edificio Alfredo Palacios del Senado con la presidencia del senador por Tierra del Fuego, José Ojeda.

Burden dijo que esa situación fue la conclusión a la que se arribó en los talleres de Thyssen Nordseewerke, fabricante del submarino San Juan, en la ciudad Emden de Alemania, cuando entre el 1º y 2 de diciembre concurrió allí junto al submarinista capitán de navío Marcelo Flamini, para establecer la situación estructural del buque tras el hundimiento.

Además, el marino, que actualmente mantiene el mismo cargo que tenía el 15 de noviembre de 2017, contó que la nave se encuentra en el fondo del mar a 920 metros de profundidad, y que se hallaron restos de la misma “en un área de escombros de 70 por 75 metros”.

Por otra parte aseguró que cuando inició la última travesía marina el submarino “estaba bien”, que siempre confió en las decisiones que adoptaban los comandantes de los buques y el jefe de la fuerza de submarinos, y aprovechó su contacto con los legisladores para mostrarles un gráfico en el que se veía claramente el sistema de tuberías por el que se cree que habría ingresado agua de mar hasta las baterías de proa provocando “un cortocircuito con incendio de humo, sin llama”.

Seguidamente fue el turno del contralmirante (R) Rafael Pietro, excomandante de la Flota de Mar al momento de la desaparición del San Juan, quien recordó que el 22 de noviembre se comenzó a hablar de “una posible implosión” en el marco de una videoconferencia del entonces comandante de Alistamiento y Adiestramiento, contralmirante Luis López Mazzeo, “con el comandante del Comando Sur de Estados Unidos”.

Pietro remarcó que en las tareas de búsqueda de la nave “jamás hubo una disidencia con el comando ruso, de Estados Unidos y británico respecto de qué se hacía” para encontrar al submarino con el cual se perdió contacto el 15 de noviembre cuando regresaba hacia Mar del Plata tras participar de un ejercicio naval en las cercanías de Ushuaia, Tierra del Fuego.

En otro orden, los legisladores que toman parte de la Comisión bicameral resolvieron solicitar una prórroga de la vigencia de la labor de ese grupo “hasta el 31 de julio próximo”, solicitud que deberán aprobar las autoridades de ambas cámaras legislativas.

Compartinos: