El Congreso convirtió en ley la suspensión de la Cerrojo para iniciar un tercer canje de la deuda

La Cámara de Diputados sancionó en ley el proyecto que planteaba modificar para suspender la Ley Cerrojo y de esta manera facultar al Ejecutivo con el poder para reabrir nuevamente el canje de los títulos públicos de la deuda externa defaulteados en 2001.

Con una votación de 192 votos positivos, 33 negativos y cuatro abstenciones en una sesión que duró nueve horas la Cámara baja aprobó esta medida económica para convocar al 7 por ciento de los acreedores que no entraron en las restructuraciones de 2005 y 2010. Esta medida es en respuesta al juicio en Nueva York que están llevando a cabo el 0,45 de los holdouts, conocidos como fondos buitres.

La normativa fue validada por el kirchnerismo y sus aliados habituales pero contó también con el apoyo de bloques opositores (UCR, PRO y la flamante bancada del Frente Renovador Peronista) que plantearon algunas salvedades. Entre ellas se destacó la necesidad de derogar la Ley Cerrojo (26.017) e instaurar una comisión bicameral que revise la legitimidad de los compromisos financieros.

El objetivo de este nueva apertura de negociación con los holdouts es enviar un mensaje a la Justicia norteamericana de que Argentina tiene voluntad de pago y que la Corte inste a los organismos litigantes a canjear sus bonos. Sin embargo no es seguro que suceda.

Funtes del oficialismo anunciaron que si bien es difícil, las expectativas son que ingresen a la reestructuración el 99 por ciento de los acreedores. 

Deja una respuesta