Etiquetado Frontal: ¿Cuándo llega a las góndolas? (videos)

Finalmente y tras casi cinco meses de su reglamentación, los argentinos y las argentinas verán los primeros productos con etiquetado frontal a fines de agosto próximo.

Se trata de las advertencias con información nutricional en el envase establecidas por la Ley 27.642 de Promoción de la Alimentación Saludable, que fuera aprobada el 26 de octubre del año pasado.

Vale recordar que aquella maratónica sesión en Diputados terminó con una votación que cosechó 200 votos a favor; 22 en contra y 16 abstenciones, en tanto que se registraron 18 diputados ausentes al momento de la votación.

Según información oficial a cartera sanitaria ya se encuentran aprobadas un 35% de las solicitudes de prórroga en la implementación de estos sellos de advertencia, sobre un total de 2.658 pedidos.

Los principales rubros que se presentaron son golosinas, mermeladas, jaleas, dulces y confituras (21,62%); panificados y galletitas (15%); embutidos y conservas cárnicas (14,45%); lácteos (11,27%); bebidas analcohólicas (10,63%); frutas y verduras procesadas (7,39%).

También cereales y pastas (6,55%); salsas y aderezos (5,19%); postres y polvos para preparados (2,96%); snacks (2,16%); helados (1,09%); sopas y caldos (1,02%); café y té (0,67%).

Desde el Ministerio de salud se comunicó que “De acuerdo al cronograma, en agosto se cumple el primer plazo para las grandes empresas. De esta manera, los envases de alimentos y bebidas elaboradas luego del 20 de agosto comenzarán a aparecer en las góndolas con sus respectivos sellos a medida que se vayan distribuyendo y comercializando en el mercado. Por otro lado, las empresas pequeñas o medianas tienen un plazo mayor de tiempo para incorporar el etiquetado, que se prolonga hasta el 20 de febrero de 2023″.

Vale recordar que la norma tiene como objetivo advertir a los consumidores sobre los excesos de grasas, sodio y azúcares en los productos, con el fin de ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

El Etiquetado y sus fines

El objetivo de la Ley 27. 642 es garantizar una alimentación saludable y adecuada de la población a través de la implementación de un etiquetado frontal de advertencias sobre el contenido en exceso de azúcares, grasas totales, grasas saturadas, calorías y sodio en alimentos envasados y bebidas analcohólicas. A través de estos sellos y leyendas en forma de octógonos y/o rectángulos, los consumidores contarán rápidamente con información sencilla, clara y precisa que les permita elegir y comprar con conocimiento sobre el producto alimenticio.

En este aspecto tanto el Ministerio de Salud de la Nación como la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) trabajan en diferentes herramientas y estrategias que se vienen implementando en el Sistema de Información Federal para la Gestión del Control de los Alimentos (SIFEGA) para el monitoreo de la composición de alimentos y la incorporación efectiva del sistema gráfico de advertencias en los envases.

Tiempos de Implementación

Si bien es cierto que la ley empezará a regir en agosto de este año, ésta tendrá vigencia completa en mayo de 2023, momento en que los sellos de advertencia reflejarán los umbrales definitivos del sistema de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según el cronograma implementado las grandes empresas tendrán el 20 agosto como fecha de expiración para la implementación de la 1º etapa de adecuación a la norma y el 16 febrero de 2023 es el último día de la extensión del plazo que se haya aprobado por prórroga.

A la vez, el 20 mayo de 2023 termina el período para la implementación de la 2º etapa y, un año después, el 20 mayo de 2024, es el fin del plazo sólo para los casos especiales aprobados para sellos litografiados en envases retornables.

Algo distinto pasa con las PyMEs de alimentos. El límite para solicitar prórrogas es el 20 enero de 2023. El fin del plazo de implementación de la 1º etapa, o el inicio 2º etapa, es el 20 de febrero del año que viene. Y el 19 agosto de 2023 se les dará por finalizada la extensión del plazo aprobado por prórroga.

Recién el 20 noviembre de 2023 termina el margen para la implementación de la 2º etapa y el 20 mayo de 2024 es el fin del plazo para los casos especiales.

Los que dijeron que NO

Cómo se detalló párrafos arriba, el día de la votación, la Ley tuvo a 22 Diputados que le dieron la espalda. A continuación los argumentos de algunos de los funcionarios que votaron en contra del Proyecto:

Domingo Amaya (PRO-Tucumán)

 Beatriz Luisa Ávila (Juntos por el Cambio -Tucumán)

  Soher El Sukaria (PRO-Córdoba)

Jorge Ricardo Enríquez (PRO-CABA)

 Fernando Iglesias (PRO-CABA)

Ingrid Jetter (PRO-Corrientes)

 

José Luis Patiño (PRO-CABA)

 

Francisco Sánchez (PRO-Neuquén)

Completan la lista: Juan Aicega (PRO-Buenos Aires); Virginia María Cornejo (PRO-Salta); Ezequiel Fernández Langan (PRO-Buenos Aires); Alicia Fregonese (PRO-Entre Ríos); Alejandro García (PRO-CABA); Álvaro Gustavo González (PRO-CABA); Luciano Andrés Laspina (PRO-Santa Fe) y Cristian Ritondo (PRO-Buenos Aires)

Además hubo 16 abstenciones:

Las abstenciones fueron de Federico Angelini (PRO-Santa Fe); Héctor Baldassi (PRO- Córdoba); María Gabriela Burgos (UCR-Jujuy); Javier Campos (CC-Buenos Aires); Omar Bruno De Marchi (PRO-Mendoza); Mercedes Joury (PRO- Buenos Aires); Silvia Gabriela Lospennato (PRO-Buenos Aires) y Osmar Monaldi (PRO-Jujuy).

También Victoria Morales Gorleri (PRO-CABA); Fabio José Quetglas (UCR- Buenos Aires); María Lujan Rey (PRO-Buenos Aires); Jorge Rizzotti (UCR- Jujuy); David Pablo Schlereth (PRO-Neuquén); Pablo Gabriel Tonelli (PRO-CABA); Pablo Torello (PRO-Buenos Aires) y Waldo Wolff (PRO-Buenos Aires).

La Autora del Proyecto

En pleno debate en Senado de la mencionada Ley, en NCN dialogamos con una de las mentoras del Proyecto, la senadora nacional por Mendoza Anabel Fernández Sagasti, quien  explicó que “la ley implica un paso hacia el futuro. No solo mejoramos el derecho a la información sobre los alimentos que consumen las familias argentinas, sino que ampliamos el derecho a decidir cómo alimentarse”.

La funcionaria explicó que “la ley que debatimos hoy es un paso hacia el futuro. No solo mejoramos el derecho a la información sobre los alimentos que consumen las familias argentinas, sino que ampliamos el derecho a decidir cómo alimentarse”.

En este sentido agregaba que “Creemos que la  industria alimentaria puede y debe desempeñar un papel importante en la promoción de dietas sanas reduciendo el contenido de grasa, azúcares y sal de los alimentos procesados; asegurando que las opciones saludables y nutritivas estén disponibles y sean asequibles para todos los consumidores;  sobre todo los alimentos destinados a niñas, niños y los adolescentes”.

«Lo dije antes y lo reitero: esta norma no es contra nadie sino que acercará una herramienta más para proteger el derecho a la salud y a la información para todos los argentinos” explicaba sobre el cierre de la charla la Senadora Sagasti.