El cambio climático no es un problema lejano, está causando un enorme daño ahora mismo en la Argentina y en todo el mundo. Desde la contaminación del aire que golpea a muchas grandes ciudades, hasta el calor extremo y los desastres naturales, hasta un millón de especies en riesgo, hacen que la necesidad de acción climática sea urgente. Todos pagamos el precio hoy, pero a menos que tomemos medidas de inmediato para limitar los impactos del cambio climático, serán los jóvenes quienes vivirán con las crecientes consecuencias del calentamiento global. Por lo tanto, no es de extrañar que sean los jóvenes los que están en la primera línea de los esfuerzos para hacer algo al respecto.

No podemos permitirnos ignorar las voces de los jóvenes. No podemos permitirnos trivializar sus demandas. Lo que ellos nos están diciendo debe importarnos.

Hoy en día, 1.800 millones de personas en el mundo tienen entre 10 y 24 años, y 1.200 millones de ellas, tienen entre 15 y 24 años. No se trata solamente de escuchar las voces de los jóvenes, sino de darles la relevancia que merecen. Los jóvenes pueden impulsar y conducir agendas. Esta es la generación más interconectada de la historia. Y, juntos, lo que compran determina lo que se vende.

Los jóvenes nos dicen que debemos cambiar. El mundo transita un camino insostenible y a medida que aumentan los impactos climáticos, las oportunidades para los jóvenes de hoy disminuirán. Ellos exigen nada menos que una transformación de la economía a una economía verde.

Los líderes políticos, empresariales y de la sociedad civil en todos los países están tomando nota. Ignorar las voces de los jóvenes es ignorar la urgencia con la que debemos actuar.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, está convocando la Cumbre de Acción Climática en septiembre en Nueva York para generar esta transformación. El ha dicho claramente que debemos valorar las voces de los jóvenes y darles la bienvenida a la escena mundial como campeones climáticos que han estado estableciendo la agenda e inspirando soluciones climáticas.

Por esta razón es que estoy trabajando con António Guterres para convocar la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima en Nueva York, el sábado 21 de septiembre.

Esta Cumbre de la Juventud ofrecerá una jornada completa durante la cual se reunirán jóvenes activistas, innovadores, emprendedores y generadores de cambios comprometidos a combatir el cambio climático al ritmo y la escala necesarios para enfrentar el desafío. Será un evento orientado a la acción e inclusivo, con una representación equitativa de líderes jóvenes de todos los ámbitos de la vida y de todas las regiones del mundo.

Más de 7.000 jóvenes de entre 18 a 29 años respondieron al llamado de la ONU para postularse para participar de la Cumbre de la Juventud sobre el Clima. Si bien solo un poco más de 500 podrán participar, se ha hecho un esfuerzo para garantizar una representación amplia e inclusiva. A 100 líderes jóvenes del Sur Global se les otorgó un apoyo de la ONU, o «Ticket Verde», un viaje financiado y neutral en carbono a la ciudad de Nueva York, para participar en la Cumbre. Estos jóvenes líderes sobresalientes han sido seleccionados en base al compromiso personal demostrado para abordar la crisis climática y avanzar en soluciones concretas.

Dados los impactos del cambio climático en Argentina, que implican una mayor presión en los ecosistemas y las actividades relacionadas a los mismos, tanto en la demanda de energía, los impactos en la salud, la actividad agropecuaria y el turismo entre otras, y el liderazgo de los jóvenes en las comunidades, me complace que Bruno Rodríguez del movimiento Jóvenes por el Clima Argentina, haya sido seleccionado para participar en La Cumbre de Nueva York.

Espero poder unirme a los jóvenes líderes climáticos elegidos en este momento histórico en septiembre y escuchar de ellos sobre posibles soluciones que pueden ayudar a enfrentar los desafíos planteados por el cambio climático. Pero su trabajo, y nuestro trabajo, no termina ahí. Es imperativo que todos nosotros, individuos, líderes empresariales, jefes de estado, nos inspiremos en estos líderes jóvenes.

El secretario General António Guterres ha convocado a los líderes mundiales para que asistan a la Cumbre de Acción Climática de Nueva York en septiembre 2019 con planes concretos, no con hermosos discursos. Los líderes harían bien en escuchar los llamados de los jóvenes para proteger sus comunidades hoy y salvaguardar su futuro.

El sector empresarial debe intensificar y seguir el liderazgo de los jóvenes emprendedores en la transición hacia una economía baja en carbono que ofrezca un crecimiento económico inclusivo y sostenible.

Y todos en la sociedad civil pueden unirse a los jóvenes campeones climáticos siguiendo la transmisión en vivo de la Cumbre de la Juventud y tomando decisiones que tengan los menores efectos dañinos posibles en el medio ambiente a través de la campaña de la ONU ActNow/Actúa Ahora.

Insto a los jóvenes a que continúen tomando medidas climáticas positivas ahora y a los líderes empresariales y sus comunidades. Al hacerlo, continuarán empujándonos hacia adelante en esta carrera que no podemos permitirnos perder.

(*) Enviado Especial del Secretario General de la ONU para la Cumbre de Acción Climática.

Compartinos: