La interna entre la ministra de Seguridad Sabina Frederic y su par bonaerense Sergio Berni, llegó a su punto máximo después de que Berni enviara una carta a Frederic cuestionando “recibir burocracia como única respuesta” a la escalada delictiva en su distrito.

En este sentido el ministro de Seguridad bonaerense cuestionó a su par de la Nación por no atender sus reclamos para enfrentar el delito y por responder con burocracia a la escalada delictiva en el principal distrito del país.

La Nación había ratificado su intención de continuar con el apoyo de unos 6.500 efectivos en el Conurbano, La Plata y Mar del Plata. No es la primera vez que Berni cuestiona a la funcionaria.  Ya lo había hecho por su negativa a usar las pistolas Taser, adquiridas por Patricia Bullrich.

“Al día de la fecha no hemos contado con la información de las fuerzas policiales y de seguridad federal presentes en esta Provincia y que deberían coordinar con este Ministerio las necesidades operativas de despliegue y respuesta a la problemática actual que en la materia aqueja a los bonaerenses”, comienza la carta que el ministro de Kicillof dirigió a Frederic, y que publicó Clarín.

Así Berni, exsecretario de Seguridad de Cristina Kirchner, rechazó el convenio con Nación llamado “Bases para el funcionamiento de la mesa operativa conjunta de las fuerzas federales y policía de la Provincia de Buenos Aires” por considerarlo “inviable”, “burocrático” y que agrava “aún más” la situación de la provincia.

“Resulta inviable en los términos que se propone la intervención conjunta de las Fuerzas de seguridad, redundando todo ello solo en reglamentarismos que agravan aún más la situación en que se encuentra la Provincia de Buenos Aires en materia de Seguridad Pública”, dice el texto.

“Ante la escalada delictiva que sufre esta provincia en los últimos meses, la única respuesta recibida hasta ahora es más burocracia”, agrega.

Lo que Berni está buscando, con este reclamo, es quedarse con el mando de los efectivos de las fuerzas de seguridad federales en la Provincia.

Berni y Frederic ya se habían cruzado anteriormente, desde el primer choque de opiniones que se dio cuando la ministra nacional anunció que dejaría sin efecto la disposición de su predecesora Patricia Bullrich de implementar el uso de pistolas Taser. Berni calificó de “disparate” la decisión.

Cuando el presidente ​Alberto Fernández intervino para apoyar a su ministra y le pidió a Berni que “se ocupe de la provincia”, el funcionario bonaerense le respondió: “Está muy bien que la ministra exprese lo que él piensa en materia de seguridad. Ahora, eso no significa que exprese lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses“.

Más adelante los dos funcionarios se reunieron en el despacho de Frederic y se comunicó que el encuentro había sido “fructífero”. Fue entonces cuando se anunció el “avance” en la conformación de un comando unificado para coordinar a los efectivos federales en el distrito.

Pero un mes después Berni lo rechazó. “No aporta nada a la necesidad fáctica de proveer a la Provincia de dispositivos y recursos humanos dinámicos con capacidad de respuesta al sistema de policiamiento preventivo y estratégico desarrollado por el ministerio a mi cargo”, dijo en su carta a la ministra nacional.

Berni deja ver su intención de coordinar las fuerzas federales dentro de la provincia: “La presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no sólo resulta estéril, sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales, poniendo en situación de detrimento a la Provincia que concentra más del 40% de la población del país”, escribió.

“Solicito que sean retiradas del territorio de la Provincia de Buenos Aires las Fuerzas policiales y de seguridad federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal”, cerró Berni.

Sin embargo, Frederic dijo a Clarín, en una entrevista que se publicó este domingo: “Estamos en conversaciones permanentes con Berni y con gente de su equipo. No tengo diferencias profundas con él”.

“El tiene su perfil, muy diferente al mío. Yo no quiero ser él. En la Argentina hay un acostumbramiento a una cierta forma de conducción en materia de seguridad. Berni lo inauguró y Bullrich fue sucesora de ese estilo. Yo tengo otros elementos para sostener la gestión. Va a ser parte de un desafío mostrarle a la gente que se puede dar seguridad sin hacer una performance o un acting”, agregó la funcionaria nacional.

Compartinos: