Un esperado proyecto de ley de Formación y Desarrollo de la Enfermería. Por Dr. Gabriel Muntaabski

Los momentos difíciles que estamos viviendo han puesto de relieve el valor, compromiso y profesionalidad de los trabajadores de la salud, especialmente la enfermería, que nos ha dado innumerables ejemplos de sacrificio y capacidad de respuesta. Pero también ha resaltado que la cantidad de enfermeras y enfermeros con las que contamos no son suficientes: Argentina tiene 35 enfermeras calificadas por cada 10.000 habitantes ubicándose en un puesto medio-bajo en América Latina mientras que Europa promedia alrededor de 81 enfermeras por 10.000 habitantes.

En nuestro país, ha sido posible observar un avance en el aumento y la calidad del recurso de enfermería en estos últimos años debido a las políticas implementadas en la materia por el Ministerio de Educación de la Nación: nuevas regulaciones en la formación, el Programa Nacional de Formación de Enfermería (Pronafe), las Becas Progresar Enfermería, que hoy ya benefician a 61.200 estudiantes y a fin de año serán 75.000, la capacitación de más de 2.400 docentes de enfermería y el Programa de Fortalecimiento de la Biosimulación, con una inversión de 1.400.000.000 millones de pesos.

Este conjunto sistemático de acciones ha permitido que se haya incrementado el número total de enfermeras/os, sin embargo esto no es suficiente: Argentina debe profundizar la formación de calidad de enfermeros y enfermeras, incrementando su número, garantizando el derecho a la formación de lo largo de la vida y el reconocimiento de esa formación en convenios colectivos y carreras profesionales.

El proyecto de ley de Promoción de la Formación y el Desarrollo de la Enfermería a que, a pedido del presidente de la Nación Alberto Fernández, ha presentado el diputado nacional Pablo Yedlin con el apoyo de los Ministerios nacionales de Salud y Educación, apunta a la resolución de dichos desafíos:

Su articulado declara de interés público nacional la formación y del desarrollo de la Enfermería y estable el derecho a acceder a mayores calificaciones para el desarrollo de su profesión.

A su vez, estructura una política nacional, federal, integral y de calidad para el desarrollo de la formación de enfermería, generando instrumentos para su ordenamiento y la regulación tales como la Comisión Nacional de formación y desarrollo de Enfermería (Ámbito intersectorial de consenso entre Salud, Educación, Trabajo y organizaciones representativas de los trabajadores de la enfermería) y el organismo nacional de evaluación y acreditación de carreras superiores técnicas de Enfermería.

Merece destacarse también la creación del Programa Nacional de Formación de Enfermería a fin de administrar y gestionar los incentivos y aportes económicos creados por esta ley que alcanzan el 2 % del presupuesto educativo nacional, destinados a Becas para estudiantes y enfermeras/os en ejercicio de la profesión y para la mejora continua de la calidad de las instituciones de formación.

Este proyecto también genera un fuerte incentivo para la profesionalización de los y las auxiliares de enfermería que actualmente sean parte integrante del sistema de salud y plantea un nuevo piso de formación al prohibir en el futuro la formación de nuevos auxiliares de enfermería.

Sin dudas, este conjunto de derechos, instrumentos, incentivos e inversión generará un antes y un después en la formación de Enfermería y su posterior desarrollo y reconocimiento profesional.

Por más y mejores enfermeras y enfermeros en Argentina, que sea Ley.

 

Gabriel Muntaabski, coordinador nacional del Programa Nacional de Formación de Enfermería, Instituto Nacional de Educación Tecnológica del Ministerio de Educación de la Nación.

Deja una respuesta