Cambio climático

/Cambio climático

Avanza el tratamiento de la Ley de Presupuestos Mínimos de Cambio Climático

La Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, que preside el diputado Alejandro Echegaray (UCR), trató este martes un proyecto que cuenta con aprobación del Senado sobre presupuestos mínimos ambientales para la adaptación y mitigación al cambio climático global.

El proyecto busca establecer estrategias, medidas, políticas e instrumentos relativos al estudio del impacto, la vulnerabilidad y las actividades de adaptación al cambio climático que puedan garantizar el comportamiento humano y de los ecosistemas. Asimismo, se pretende asistir y promover el desarrollo de estrategias de mitigación y reducción de gases de efecto invernadero en el país.

Por último, el proyecto busca reducir la vulnerabilidad humana y de los sistemas naturales ante el cambio climático, protegerlos de sus efectos adversos y aprovechar sus beneficios.

Alejandro Echegaray (UCR), expresó la “necesidad de alcanzar una ley nacional para la protección ambiental en el país, que ha el tenido impulso de organizaciones de jóvenes”.
Con el mismo enfoque, la diputada Josefina Mendoza (UCR) mencionó que el proyecto surge como consecuencia del trabajo entre la Cámara, organizaciones civiles y la Secretaría de Medio Ambiente. A su vez, dijo que “institucionaliza el tema como política de Estado y en el cumplimiento de Argentina con el acuerdo de París y otros compromisos internacionales”.
El diputado Juan Carlos Villalonga (PRO), consideró “oportuno poner énfasis en las herramientas para contrastar la situación extremadamente grave y urgente para enfrentar la crisis climática”. “Es imprescindible institucionalizar un Gabinete de Cambio Climático, un Pacto Federal para llevar la deforestación a cero y legislar para que se eleve la ambición sobre energías renovables”, detalló.
A su turno, la diputada Gabriela Cerruti (FpV-PJ) planteó que su bloque firmará en disidencia porque el proyecto “no contempla el rol de las provincias, sus fondos específicos ni tampoco el rol articulador del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA)”.
No queremos que estas cuestiones y la lucha de las organizaciones se use de manera demagógica”, advirtió la diputada.
A pesar de las diferencias planteadas por el Frente para la Victoria, los diputados se comprometieron a lograr un acuerdo para alcanzar los dos tercios necesarios para que el proyecto sea tratado en una sesión, sin la necesidad de que sea girado a la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Las ONG ambientalistas celebraron el avance: “Esto marca el rumbo hacia el Acuerdo de París, que si bien es voluntario es exigible a nivel nacional. Tener una ley es una señal, hoy los planes que emanan del Poder Ejecutivo no tienen una normativa de instrumentación. Esto marca un camino de institucionalización de la lucha contra el cambio climático. La normativa tiene muchos instrumentos de participación y discusión, como elemento central. Además es de presupuestos mínimos, lo que da una diferencial porque obliga a las jurisdicciones a actuar en consecuencia. Y quiero agregar que esto es posible gracias al movimiento que generan los jóvenes por el clima y que han logrado que el Congreso se ponga a trabajar en el tema”, indicó Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn).

 

 

Compartinos:
12 noviembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Debatirán en Jujuy sobre energías renovables e innovación en el sector eléctrico

Jujuy será sede entre el 11 y el 15 de noviembre próximo de la XLII reunión de trabajo de la Asociación Argentina de Energías Renovables y Ambiente (Asades) y de un encuentro de impulso al uso de energías renovables en áreas urbanas e innovaciones en el sector eléctrico «hacia una red 3D: distribuida, descarbonizada y digital».

Ambos eventos contarán con la participación de especialistas de todo el país y se enmarcan en una agenda denominada «Semana Jujuy Sustentable«, promovida por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Jujuy, con el apoyo, entre otros, del gobierno provincial, según se difundió hoy el programa de actividades.

La agenda se iniciará el lunes con la XLII reunión de trabajo de Asades, a realizarse durante cuatro jornadas en la sede de la Facultad de Ingeniería, en la capital provincial, donde se presentarán más de 100 investigaciones sobre energías renovables, el uso eficiente de la energía y el cuidado del ambiente.

Como parte del evento, hasta el jueves 14 también habrá conferencias de expertos invitados, talleres de capacitación, exposiciones a cargo de empresas relacionadas con las energías renovables y el ambiente, entre otros.

Cerrando la semana, el viernes se desarrollará el «Encuentro nacional innovación en el sector eléctrico. Hacia la red 3D: distribuida, descarbonizada y digital«, que apunta a impulsar el uso de energías renovables en áreas urbanas y debatir sobre el futuro de las redes eléctricas.

Estarán presente los diferentes actores que se encuentran trabajando en el país en la transición hacia una matriz eléctrica sostenible que contemple, en particular, el uso de redes inteligentes y la generación distribuida mediante energías renovables.

La actividad tendrá lugar toda la jornada en el predio de Infinito x Descubrir Jujuy, ubicado en la zona norte de la ciudad capital.

Algunos de los especialistas e integrantes de empresas afines en el país que disertarán a lo largo de la Semana Jujuy Sustentable son Rosío Antinori, Marcelo Álvarez, Gustavo Barbaran, Alejandra Cau Cattan, Doris Capurro, Claudio Damiano, Ignacio Aguirre, Julio Durán, Raúl Faura, Pablo Reale, Andrea Ruotolo, Mauricio Samper, Eduardo Silva Lora y Juan Zagorodny.

Compartinos:
8 noviembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Organizaciones ambientalistas y ciudadanos marchan mañana al Congreso contra el cambio climático

Organizaciones ambientalistas y ciudadanos marcharán mañana de Plaza de Mayo al Congreso de la Nación por la 3° Movilización Mundial contra la Crisis Climática, luego de la cumbre que se realizó esta semana en Naciones Unidas donde se alertó por la situación ambiental, para advertir sobre «la importancia de controlar y regular los más de 100 pesticidas que se usan en acá, prohibidos en muchos países».

Agustín Frizzera

«Las más de 40 organizaciones de la sociedad civil que representamos vamos a marchar mañana y nuestro mayor reclamo es regular el uso descontrolado de agroquímicos, porque acá se usan más de 100 pesticidas prohibidos en todo el mundo y a pocos metros de escuelas», indicó hoy a Télam Agustín Frizzera, titular de la Ong «Causas Comunes» que asistirá mañana a la movilización.

La marcha, que fue convocada por los movimientos Fridays For Future Argentina, Jóvenes por el Clima Argentina y Alianza por el Clima, comenzará a las 15 en la Plaza de Mayo y desde allí los asistentes se movilizarán por las calles para culminar la jornada frente al Congreso Nacional.

Según destacaron los organizadores, pasadas las 17 se dará inicio a un acto frente al Palacio Legislativo donde se leerán las reivindicaciones que «han sido pensadas y elaboradas junto a diversos sectores de la sociedad».

Por su parte, Frizzera indicó que además de los seis proyectos que tienen elaborados para discutir políticas públicas y presentar en el Congreso de la Nación, «lanzamos la plataforma activa.causascomunes.org donde peticionamos a candidatos y candidatas por cada uno de estos proyectos».

De la jornada participarán representantes de los pueblos originarios, integrantes de la comunidad científica, trabajadores y estudiantes, entre otros; mientras que habrá intervenciones artísticas, talleres, música y degustación de comida vegana.

La marcha se replicará en Mar del Plata, Bahía Blanca, La Plata, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego.

Nicole Becker

Nicole Becker, una estudiante de Derecho de 18 años y referente de Jóvenes por el Clima, movimiento que lucha contra la la crisis climática que mañana también marchará, destacó que lo más importante de la Cumbre de Acción Climática de la ONU fue «mostrar que somos el futuro, pero también el presente y no nos vamos a conformar más con palabras vacías».

Antonio Guterres

Jóvenes por el Clima Argentina, que nuclea adolescentes de entre 15 y 22 años, surgió a fines de febrero de este año luego de que se empezara a viralizar un video de la sueca Greta Thunberg, de 16, convocando a una marcha global en marzo.

El secretario general de la ONU, António Guterres, convocó la Cumbre de Acción Climática en la víspera del debate general de la ONU para intentar marcar «un punto de inflexión» en el deterioro del clima y el aumento de las temperaturas.

Compartinos:
27 septiembre, 2019|Cambio climático|Comentarios desactivados en Organizaciones ambientalistas y ciudadanos marchan mañana al Congreso contra el cambio climático

Argentina pidió el compromiso de grandes países emisores para luchar contra el cambio climático

Argentina ratificó hoy su adhesión al Acuerdo de París, se comprometió a «participar activamente en la lucha contra el cambio climático» y pidió que los mayores emisores de gases de efecto invernadero cambien sus patrones de producción de energía, un reclamo de jóvenes de todo el mundo durante la Cumbre de Acción Climática de Naciones Unidas.

«Argentina se comprometió a participar activamente en la lucha contra el cambio climático a través de su adhesión al Acuerdo de París en 2016», señaló en un comunicado la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Aunque «Argentina es el país número 29 en el ranking de emisiones de gases de efecto invernadero y su nivel de emisiones a nivel global es solo del 0,7 %, coincidimos en la evaluación de la especial responsabilidad del G20 y su capacidad de intervención», consigna el texto.

«Los esfuerzos diplomáticos para alcanzar acuerdos fueron enormes. Sin embargo, en la medida que los mayores emisores no cambien sus patrones de producción de energía, dichos esfuerzos seguirán siendo insuficientes», aseguraron desde Ambiente y afirmaron que «la solución de la crisis climática no puede ser ajena a este influyente grupo».

Las críticas al país refirieron a los subsidios a los combustibles fósiles y la falta de un plan de mitigación para emisiones de la ganadería con una estrategia al 2050.

«Argentina ha asumido su responsabilidad y está dando los pasos necesarios para convertirse en un referente regional en la lucha contra el cambio climático para afrontar esta crisis», aseveraron desde Ambiente.

Luis Alfonso de Alba

En tanto, el enviado especial de la ONU de la Cumbre para la Acción Climática, Luis Alfonso de Alba, se mostró «satisfecho» con el resultado de la reunión en la que 77 países presentaron sus planes para avanzar hacia un planeta sin emisiones de carbono en el año 2050.

«De manera global, el resultado es bastante positivo», dijo de Alba y subrayó que «claramente hay un momento sobre la urgencia de actuar».

Junto a Brasil, Francia, Alemania y Turquía el país fue mencionado ayer ante la ONU por la activista sueca Greta Thunberg, de 16 años, y el argentino Bruno Rodríguez en un fuerte alegato por la cuestión ambiental.

«Los líderes del mundo están fracasando en proteger los derechos de los niños, ignorando la crisis sobre el clima. El mensaje que queremos mandar es que ya es suficiente», dijo la joven sueca.

Jorge Faurie

El canciller, Jorge Faurie, dijo hoy a Radio Mitre que Argentina «tiene una actitud de contribución» respecto al cambio climático.

«Hay que poner en perspectiva correcta» las afirmaciones de «adolescentes y jóvenes que tienen una gran preocupación frente al mundo que va a haber más adelante, pero en ese rol Argentina tiene realmente una actitud de contribución para un país que es bajo contaminante en comparación con países desarrollados», sostuvo Faurie.

Compartinos:
24 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Greta Thunberg dijo a los líderes mundiales que «el cambio viene, les guste o no»

La joven activista sueca Greta Thunberg, líder del movimiento juvenil contra la crisis climática, dijo a los jefes de Estado que los jóvenes van a empezar el cambio «les guste o no», durante la Cumbre del Clima de la ONU que se realiza en Nueva York.

«Aquí y ahora es donde damos un paso adelante, el cambio viene, les guste o no», dijo Greta en el comienzo de la Cumbre de Acción Climática que se celebra hoy en la sede de Naciones Unidas, según consigno la agencia EFE.Resultado de imagen para Greta Thunberg

«Se están muriendo los ecosistemas, estamos a las puertas de una extinción masiva», agregó la joven activista de 16 años, quien dijo estar «triste y enojada».

«Me han robado mis sueños, mi infancia con sus palabras vacías», aseguró antes de agregar que «sin embargo, tengo suerte, porque son muchos los que sufren, los que están muriendo» por culpa del calentamiento global.

Greta, que ha inspirado a millones de jóvenes a lo largo y ancho del mundo, insistió en que desde hace más de treinta años «los datos científicos son clarísimos» sobre la crisis climática y sus consecuencias devastadoras.

«Cómo se atreven a mirar para otro lado, a venir aquí a decir que están haciendo suficiente. Dicen que nos escuchan, que entienden la urgencia pero si realmente entendieran la situación no estarían sin hacer nada», dijo.

Resultado de imagen para Greta ThunbergGreta aseguró que la propuesta de reducir las emisiones contaminantes a la mitad para evitar que la temperatura del planeta aumente por encima de 1,5 ºC, no es lo suficientemente ambiciosa.

«No es aceptable para nosotros, porque somos lo que vamos a tener que vivir con estas consecuencias», aseguró y subrayó que los líderes mundiales «están fallando a los jóvenes, pero los jóvenes están entendiendo la magnitud de su traición. Las nuevas generaciones están pendientes de ustedes y si nos fallan nunca se lo perdonaremos», concluyó.

Compartinos:
23 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Millones de personas en 156 países participaron de la movilización global contra el cambio climático

Millones de personas en todo el mundo participaron en las huelgas climáticas globales convocadas para este 20 de septiembre y el próximo viernes, además de las actividades de los días intermedios que coincidirán con la celebración en Nueva York de la Cumbre convocada por la ONU.

Las movilizaciones van camino a convertirse en las más grandes de la historia y el movimiento internacional contra el cambio climático Fridays for Future ya cuenta con una lista de más de 5.225 eventos en 156 países que tendrán lugar del 20 al 27 de septiembre, aunque cada día se agregan más, según informó DPA.

Además de los jóvenes, la plataforma 350.org estima que más de 73 sindicatos, 820 organizaciones, 2.500 empresas ya manifestaron su apoyo a las movilizaciones y hasta 6.323 paginas de Internet realizarán una huelga climática digital.

En la marcha de Nueva York participará Greta Thunberg, la joven sueca que inspiró Fridays For Future y que viajó desde Europa a América en el velero cero emisiones Malizia, propiedad del príncipe de Mónaco, Pierre Casiraghi. Precisamente la de Nueva York podría ser una de las marchas climáticas más multitudinarias

De hecho, el alcalde de la ciudad dio permiso a 1,1 millones de estudiantes de escuelas públicas para que falten a clases y asistan a las huelgas, donde Thunberg será oradoras junto con muchos otros activistas jóvenes.

Las movilizaciones se darán en diferentes ciudades estadounidenses, donde en total se organizaron más de 600 eventos a lo largo de la semana.

Asimismo, durante la Cumbre de Acción Climática de la ONU el 23 de septiembre, los activistas en Washington D.C. planean paralizar la ciudad mediante el bloqueo de infraestructuras claves.

A nivel mundial, la Confederación Sindical Internacional apoyó las huelgas al igual que su brazo europeo. Por ejemplo, el Congreso de Sindicatos del Reino Unido pidió a sus 5 millones de miembros que apoyen las huelgas y el sindicato irlandés Fórsa solicitó a sus 80.000 miembros que se sumen.

En Italia, el mayor sindicato, la CGIL, que cuenta con más de cinco millones de miembros, celebrará asambleas en los lugares de trabajo el próximo 27 de septiembre y la federación sindical sudafricana, con 800.000 miembros, se unirá a la huelga.

Por otro lado, más de 600 profesionales de la medicina firmaron una justificación de ausencia médica para excusar a los estudiantes de la clase, debido a los efectos adversos del cambio climático en la salud.

En la sede central de Amazon, en Seattle, más de 900 empleados se retirarán por la «falta de acción climática de sus empleadores» y los trabajadores de Google y Microsoft también se unirán a las huelgas.

En España, la huelga, apoyada por Alianza por el Clima tiene el respaldo de más de 300 organizaciones y Fridays For Future convocó a 179 huelgas en todo el país.

Compartinos:
21 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Insumos en una economía circular. Por Sergio Bergman

Los residuos valorizados como insumos no son basura. En ese sentido, y ante la difusión de información errónea que asume posiciones ideológicas lideradas por algunos referentes partidarios con el objetivo de sembrar dudas y causar miedo en los sectores más vulnerables de la población, queremos ser muy claros al respecto: la tarea social, productiva y sumamente digna de los recicladores urbanos y sus cooperativas de trabajo no se ve limitada ni afectada de ningún modo por el Decreto 591/19, que está orientado a insumos de la industria para requerimientos específicos y con altos estándares de control ambiental.

La tarea de los recicladores, por el contrario, se afirma y apoya a partir de los insumos de residuos sólidos urbanos con los que la norma no compite. El reciente decreto, publicado el último 26 de agosto, constituye así una herramienta más para proteger el ambiente y la industria nacional.

El mismo actualiza una normativa de 1992 sobre la importación de insumos para la producción industrial, y bajo ningún aspecto flexibiliza controles ni va en perjuicio del ambiente.

En aquel año se dictó el Decreto 181/92 que exigía para la importación un certificado de inocuidad sanitaria y ambiental en origen que ya no emite ningún país. La realidad mostró que este certificado en los términos solicitados jamás fue realizado ni confeccionado por los países de origen y solo se presentaba para el ingreso de dichos productos una constancia de no peligrosidad, pero siempre con base en las normativas del país de origen.

Luego de casi tres décadas la norma debía ser modernizada, no solo porque el documento que suplía el certificado de inocuidad no era garantía ni protector del ambiente —dado que el control administrativo era meramente documental sin reparar en lo fundamental que es la calidad de la mercancía que se pretendía importar—, sino también para incorporar el concepto de valorización, entendiendo a los residuos pretratados como potenciales recursos, fomentando así la economía circular, siempre bajo el concepto de prohibición de ingreso de residuos al país.

La valorización de los residuos es un instituto reconocido mundialmente para el aprovechamiento de materiales, la minimización de la utilización de recursos no renovables y la promoción de la llamada “economía circular”. Países avanzados con políticas ambientales de este tipo han desarrollado normativa de aplicación internacional que contempla las condiciones bajo las cuales se puede determinar el fin de condición del residuo, y su posterior utilización como insumo para un proceso productivo o como un producto de uso directo. Estas normas hacen especial mención a aquellas corrientes que valorizadas son consideradas comodities, tienen un valor y que se comercializan habitualmente por su gran importancia en la actividad industrial.

La modificación de una norma con más de 27 años de antigüedad tiene por objetivo incorporar estos conceptos y fortalecer los controles para garantizar el uso de insumos importados en condiciones ambientalmente adecuadas, internalizando exigencias reconocidas a nivel mundial desde hace más de una década.

Por ello, se ha reemplazado la presentación del certificado de inocuidad por el cumplimiento de exigencias técnicas que aseguran la calidad de la sustancia, debiendo no solamente garantizar la inocuidad del objeto a importar sino que además deberán acreditar “que el uso de la sustancia u objeto no genere impactos adversos para el ambiente o la salud”, “que la sustancia u objeto se utilice para finalidades específicas”, “que exista un mercado o una demanda para dicha sustancia u objeto”, y “que la sustancia u objeto satisfaga los requisitos técnicos para las finalidades específicas, y cumpla la legislación existente y las normas aplicables al producto”.

Estas exigencias han sido tomadas de modelos mundialmente reconocidos, como las normas de la Comunidad Europea, que involucran no solo el control de las cuestiones ambientales, sino el destino que se le dará a estos insumos y la actividad industrial donde se utilizarán. De esta manera, la norma prevé la intervención de ambos organismos competentes, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el Ministerio de Producción y Trabajo, conjuntamente con la condición técnica de aquello que va a ingresar al país, el destino y viabilidad de la actividad industrial que lo requiere. Esta sinergia conlleva a garantizar el desarrollo productivo en condiciones de sostenibilidad ambiental.

Es este un paso más en el compromiso asumido por el Gobierno nacional de revertir el deterioro ambiental, pero necesitamos la coordinación de los países de la región y el compromiso de la sociedad para alcanzar acciones concretas de cara al futuro.

Todo esto se verá reflejado en la reglamentación que próximamente se publicará, asegurando que los movimientos transfronterizos se realicen en condiciones ambientalmente sustentables preservando siempre nuestra casa común.

Por último, reafirmamos que la tarea de los recicladores, a partir de insumos provenientes de residuos urbanos, es de vital importancia. Valoramos no solo el trabajo que realizan sino también la concientización en cuanto al cuidado del ambiente. El mencionado decreto no interfiere al respecto, ya que hace referencia a residuos valorizados tecnológicamente que pasan a ser insumos en cadenas productivas específicas, de una magnitud e impacto mínimo en comparación al volumen disponible y requerido de reciclado urbano.

(*) Secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Compartinos:
16 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Un pacto por la Amazonía más declamativo que efectivo. Por Hernán Giardini (*)

La Amazonia es la selva tropical más grande del mundo: abarca cerca de 7 millones de metros cuadrados, de los cuales el 60% se encuentra en Brasil. Contiene el sistema fluvial más grande del planeta, con cerca del 20% del agua potable del mundo. Tiene un rol fundamental en el clima de Sudamérica con efectos claves en los ciclos hidrológicos regionales. Es considerada una de las regiones con más biodiversidad del planeta: pueden encontrarse 40.000 especies de plantas, 16.000 tipos de árboles, 427 mamíferos, 1.294 aves, 378 reptiles, 426 anfibios, y 3.000 peces. Allí viven más de 30 millones de personas, de las cuales se estima que cerca de 1 millón pertenecen a más de 400 pueblos originarios.

Hoy los ojos del mundo siguen puestos en la Amazonía por los incendios que, solo en agosto, destruyeron 2,5 millones de hectáreas, la superficie equivalente a la de la provincia de Tucumán o 125 veces la Ciudad de Buenos Aires. Frente a esta situación, el pasado viernes presidentes y delegados de Brasil, Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú, Guyana y Surinam se reunieron en Leticia, al sur de Colombia, para definir acciones conjuntas para proteger al bosque tropical más grande del mundo, mediante el Pacto de Leticia.

El mensaje y la urgencia en este contexto son simples y claros: o los gobiernos amazónicos actúan rápido, o tendremos una Amazonía convertida en cenizas. Las cifras no hacen más que confirmarlo: durante el pasado agosto en Brasil se quemó cuatro veces más de superficie amazónica que en agosto de 2018. Nos enfrentamos a uno los peores incendios forestales del último tiempo, una tragedia que no podemos permitirnos en medio de la crisis climática que vivimos a nivel mundial.

Del acuerdo firmado es importante rescatar que se reconozca el valor que tiene la Amazonía en términos de biodiversidad y clima, y que en ese sentido se ratifique la importancia de protegerla en términos del Acuerdo de París y del Convenio de Diversidad Biológica. Pese a que celebramos la decisión de los Estados de comenzar a trabajar en conjunto con la firma de este pacto, creemos que son necesarias medidas y planes aún más concretos y apremiantes en el corto plazo para detener a la deforestación, causa principal de los incendios. La responsabilidad de esta tragedia es el avance de la ganadería y la soja sobre la selva, una situación que se repite en los bosques del Gran Chaco Americano. Al igual que en Argentina, en el Amazonas la expansión de la frontera agrícola y ganadera está detrás de las políticas de deforestación y quema de los bosques que originaron el fuego descontrolado.

Sin embargo -y pese a ser la causa principal de los incendios- el negacionismo respecto a la destrucción de bosques en el pacto es alarmante. Decir que el cambio climático podría ser la causa de la deforestación es pasar por alto las prácticas de explotación y destrucción forestales promovidas por los mismos Estados firmantes. No se trata de un fenómeno natural, fue la mano del ser humano -y las políticas que lo permitieron- lo que generó los incendios que hoy alimentan al cambio climático a escala global. A medida que crece el número de incendios, también lo hacen las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentando la temperatura promedio del planeta y la ocurrencia de eventos climáticos extremos, como huracanes, tornados, grandes sequías, inundaciones, el aumento del nivel del mar y el derretimiento de los glaciares.

A su vez, es preocupante la mención que se realiza a los pueblos originarios. Su rol queda reducido a la participación en los escenarios de “desarrollo” de la Amazonía, punto que desconoce la obligación de los Estados a respetar plenamente la diversidad y el uso, administración, gestión y beneficios de sus territorios. Es tarea de los gobiernos poner todos los esfuerzos a disposición de la Amazonía y las comunidades que la habitan, pero sin nunca olvidar el uso ancestral de sus tierras, su autonomía y autodeterminación.

Creemos necesario hacer una revisión crítica del texto en relación a la urgencia con la que se requiere actuar. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad deberían ser razones más que suficientes para que los Estados actúen rápidamente en la transición hacia modelos de desarrollo que promuevan el respeto entre los seres humanos y su medioambiente. Sin embargo, en el texto faltan medidas sustantivas y vinculantes, ya que deja sus implementaciones a merced de la voluntad política de turno. Voluntad que, como hemos visto recientemente en América Latina, puede estar dirigida directamente a la regresividad ambiental.

Es esencial que el pacto sea ejecutado. No puede quedarse en un papel. La urgencia de la situación implica apagar el fuego, pero a la vez es necesario generar acciones que impliquen un freno efectivo a la deforestación. Ser menos ambiciosos significa condenar a la Amazonía, y al futuro del planeta.

 

 

 

(*) Coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace Andino (Colombia, Argentina y Chile).

Compartinos:
13 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

España y Perú trabajan en fomentar los vectores sociales en la lucha contra el cambio climático por encargo de la ONU

Teresa Ribera. Ministra de Energía y Medio Ambiente en el Gobierno de España.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha explicado en el pleno del Senado que España y Perú trabajan de manera conjunta para fomentar los vectores sociales en la lucha contra el cambio climático por encargo del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de cara a la próxima Cumbre sobre Acción Climática que se celebrará el próximo 23 de septiembre en Nueva York.

 

Fernando Lastra

Durante la sesión plenaria de la Cámara Alta, Ribera ha explicado ante la pregunta del senador socialista Fernando Lastra el papel de España en esta cita convocada por Guterres con el objetivo de movilizar la voluntad política ante unos acuerdos como el del Clima de París que «no son suficientes» para luchar contra la situación de «emergencia climática» ante la que han sonado «todas las alarmas».

Antonio Guterres. Secretario General de la ONU

 

Así, ha precisado que la ONU ha distribuido nueve áreas de acción y ha encargado a distintos países su movilización y, en este contexto le ha encomendado a España y Perú «los vectores sociales» que pasan por «contar con las personas» y ayudar a transitar y facilitar en este proceso de cambio.

De este modo, ha subrayado que España y Perú están trabajando en materia de calidad del aire y salud con la Organización Mundial de la Salud para tener un aire limpio y saludable en 2030 armonizando las políticas para evitar muertes y costes sanitarios; en materia de Transición Justa con la Organización Internacional del Trabajo para elaborar planes nacionales de transición justa con empleos dignos y evitar que la gente «se quede a un lado» en este proceso y, en materia de género están facilitando la construcción de estrategias de resiliencia.

En todo caso, ha admitido que en este proceso, España debe culminar el marco estratégico y lograr su implantación y pleno desarrollo.

En la misma línea, Lastra ha defendido que «todos» los ámbitos políticos e institucionales están concernidos, desde lo local a lo autonómico, desde lo local a lo supraestatal.

«Todas las ciudades tienen la responsabilidad de garantizar, agua y aire de calidad, la sostenibilidad de los recursos con un compromiso ineludible con la salud y la calidad de vida de los ciudadanos», ha manifestado.

Sin embargo, ha instado a Ribera, como senador asturiano, que las regiones vinculadas al carbón tengan «una oportunidad» en la descarbonización con una transición justa.

 

Fuentes propias y de Europa Press
Compartinos:
10 septiembre, 2019|Cambio climático|0 Comments

Los jóvenes tienen razón sobre el cambio climático: es hora de escucharlos. Por Luis Alfonso de Alba (*)

El cambio climático no es un problema lejano, está causando un enorme daño ahora mismo en la Argentina y en todo el mundo. Desde la contaminación del aire que golpea a muchas grandes ciudades, hasta el calor extremo y los desastres naturales, hasta un millón de especies en riesgo, hacen que la necesidad de acción climática sea urgente. Todos pagamos el precio hoy, pero a menos que tomemos medidas de inmediato para limitar los impactos del cambio climático, serán los jóvenes quienes vivirán con las crecientes consecuencias del calentamiento global. Por lo tanto, no es de extrañar que sean los jóvenes los que están en la primera línea de los esfuerzos para hacer algo al respecto.

No podemos permitirnos ignorar las voces de los jóvenes. No podemos permitirnos trivializar sus demandas. Lo que ellos nos están diciendo debe importarnos.

Hoy en día, 1.800 millones de personas en el mundo tienen entre 10 y 24 años, y 1.200 millones de ellas, tienen entre 15 y 24 años. No se trata solamente de escuchar las voces de los jóvenes, sino de darles la relevancia que merecen. Los jóvenes pueden impulsar y conducir agendas. Esta es la generación más interconectada de la historia. Y, juntos, lo que compran determina lo que se vende.

Los jóvenes nos dicen que debemos cambiar. El mundo transita un camino insostenible y a medida que aumentan los impactos climáticos, las oportunidades para los jóvenes de hoy disminuirán. Ellos exigen nada menos que una transformación de la economía a una economía verde.

Los líderes políticos, empresariales y de la sociedad civil en todos los países están tomando nota. Ignorar las voces de los jóvenes es ignorar la urgencia con la que debemos actuar.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, está convocando la Cumbre de Acción Climática en septiembre en Nueva York para generar esta transformación. El ha dicho claramente que debemos valorar las voces de los jóvenes y darles la bienvenida a la escena mundial como campeones climáticos que han estado estableciendo la agenda e inspirando soluciones climáticas.

Por esta razón es que estoy trabajando con António Guterres para convocar la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima en Nueva York, el sábado 21 de septiembre.

Esta Cumbre de la Juventud ofrecerá una jornada completa durante la cual se reunirán jóvenes activistas, innovadores, emprendedores y generadores de cambios comprometidos a combatir el cambio climático al ritmo y la escala necesarios para enfrentar el desafío. Será un evento orientado a la acción e inclusivo, con una representación equitativa de líderes jóvenes de todos los ámbitos de la vida y de todas las regiones del mundo.

Más de 7.000 jóvenes de entre 18 a 29 años respondieron al llamado de la ONU para postularse para participar de la Cumbre de la Juventud sobre el Clima. Si bien solo un poco más de 500 podrán participar, se ha hecho un esfuerzo para garantizar una representación amplia e inclusiva. A 100 líderes jóvenes del Sur Global se les otorgó un apoyo de la ONU, o «Ticket Verde», un viaje financiado y neutral en carbono a la ciudad de Nueva York, para participar en la Cumbre. Estos jóvenes líderes sobresalientes han sido seleccionados en base al compromiso personal demostrado para abordar la crisis climática y avanzar en soluciones concretas.

Dados los impactos del cambio climático en Argentina, que implican una mayor presión en los ecosistemas y las actividades relacionadas a los mismos, tanto en la demanda de energía, los impactos en la salud, la actividad agropecuaria y el turismo entre otras, y el liderazgo de los jóvenes en las comunidades, me complace que Bruno Rodríguez del movimiento Jóvenes por el Clima Argentina, haya sido seleccionado para participar en La Cumbre de Nueva York.

Espero poder unirme a los jóvenes líderes climáticos elegidos en este momento histórico en septiembre y escuchar de ellos sobre posibles soluciones que pueden ayudar a enfrentar los desafíos planteados por el cambio climático. Pero su trabajo, y nuestro trabajo, no termina ahí. Es imperativo que todos nosotros, individuos, líderes empresariales, jefes de estado, nos inspiremos en estos líderes jóvenes.

El secretario General António Guterres ha convocado a los líderes mundiales para que asistan a la Cumbre de Acción Climática de Nueva York en septiembre 2019 con planes concretos, no con hermosos discursos. Los líderes harían bien en escuchar los llamados de los jóvenes para proteger sus comunidades hoy y salvaguardar su futuro.

El sector empresarial debe intensificar y seguir el liderazgo de los jóvenes emprendedores en la transición hacia una economía baja en carbono que ofrezca un crecimiento económico inclusivo y sostenible.

Y todos en la sociedad civil pueden unirse a los jóvenes campeones climáticos siguiendo la transmisión en vivo de la Cumbre de la Juventud y tomando decisiones que tengan los menores efectos dañinos posibles en el medio ambiente a través de la campaña de la ONU ActNow/Actúa Ahora.

Insto a los jóvenes a que continúen tomando medidas climáticas positivas ahora y a los líderes empresariales y sus comunidades. Al hacerlo, continuarán empujándonos hacia adelante en esta carrera que no podemos permitirnos perder.

(*) Enviado Especial del Secretario General de la ONU para la Cumbre de Acción Climática.

Compartinos:
1 septiembre, 2019|Cambio climático|Comentarios desactivados en Los jóvenes tienen razón sobre el cambio climático: es hora de escucharlos. Por Luis Alfonso de Alba (*)

África Central está luchando contra fuegos de mayor mágnitud que los registrados en el Amazonas

África central está luchando contra los fuegos que se han propagado en Angola, Zambia y la República Democrática del Congo, lo que provoca que haya más focos activos que en el Amazonas, según ha publicado Weather Sources.

La voz de alerta fue lanzada por imágenes de la agencia espacial estadounidense, NASA, que señala que desde el pasado 21 de agosto se han registrado más de 7.000 incendios en Angola y 3.395 en la República Democrática del Congo, donde predominan las áreas de sabana.

En el continente africano, el fuego se considera parte de su cultura y se utiliza, entre otros usos, para la quema de rastrojos con la intención de «quemar y cultivar los campos», según ha asegurado a Europa Press la técnico de bosques de Greenpeace, Diana Colomina.

Además, ha recordado que «el 80 por ciento de la deforestación mundial se encuentra en once frentes de deforestación, y entre estas está la África subsahariana y el Amazonas». Asimismo, expone que «la principal causa de los incendios en África es por la agricultura de subsistencia».

En cuanto a las posibles soluciones, la experta insiste en la necesidad de llevar métodos alternativos al fuego a los bosques africanos y «hacer frente a la deforestación en todo el continente».

Greenpeace destaca que de la misma manera que la selva amazónica está en peligro por los incendios, la selva tropical de la cuenca del Congo corre peligro de ser golpeada nuevamente por incendios incontrolados. «Estas quemas pueden afectar a la superficie forestal y al bosque tropical del Congo, donde viven varias especies de primates», añade.

Desde WWF su responsable de Bosques, Miguel Ángel Soto, ha señalado a Europa Press que uno de los mayores problemas de estos incendios es su escasa tecnología, lo que provoca una mayor desinformación de lo que ocurre. «Brasil tiene un sistema de monitoreo y una tecnología muy avanzada pero ningún país africano tiene esa capacidad para realizar un monitoreo correcto, por lo que la información es escasa», ha recalcado.

En un comunicado, el Gobierno de Angola se ha pronunciado sobre los incendios que asolan al país y se ha mostrado molesto por las comparaciones con Brasil «que pueden llevar a una dramatización de la situación y a la desinformación de las mentes más imprudentes». Además, añaden «que estos incendios son comunes al final de la estación seca» y reconoce que los fuegos son provocados por los agricultores durante la fase de preparación de la tierra «previa a la temporada de lluvias».

Compartinos:
28 agosto, 2019|Cambio climático|0 Comments

El cambio climático provoca la disminución del crecimiento del coral en Estados Unidos.

Una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en Estados Unidos, compara las tasas de crecimiento entre los corales cercanos a la costa y en alta mar en el Sistema de Arrecifes de Barrera Mesoamericano de Belice, el segundo sistema de arrecifes más grande del mundo.

Si bien los corales cercanos a la costa han crecido históricamente más rápido que los de la costa, en la última década hubo una disminución en las tasas de crecimiento de dos tipos de corales cercanos a la costa, mientras que las tasas de crecimiento de los corales en alta mar se mantuvieron igual.

Los arrecifes de coral son una fuente fundamental de alimentos, ingresos y protección contra tormentas para millones de personas en todo el mundo.

Los corales cercanos a la costa crecen en aguas más cálidas y ricas en nutrientes que sus contrapartes en alta mar y, debido a sus temperaturas más cálidas, se cree que pueden vislumbrar los arrecifes de coral del futuro.

Esta disminución en el crecimiento lleva a los investigadores a creer que cualquier ventaja medioambiental previa que provenga de los corales que se encuentran más cerca de la costa ahora ha disminuido.

Esto probablemente se deba al cambio climático y a las actividades humanas, como el desarrollo costero que introduce el exceso de sedimentos y nutrientes en el agua, sometiendo a los corales cercanos a la costa a mayores niveles de estrés.

Los resultados también sugieren que con el tiempo el cambio climático desacelerará el crecimiento de los corales cercanos a la costa y en alta mar en todo el mundo.

«Esta investigación nos deja preguntas inquietantes, como si los corales podrán adaptarse o no a las condiciones futuras y, de lo contrario, cómo afectará la salud y el bienestar de los millones de personas en todo el mundo que dependen de los arrecifes por su comida, ingresos y protección contra las tormentas», señala Justin Baumann, investigador postdoctoral en ciencias marinas y biología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

«Dado que no sabemos la respuesta a estas preguntas, sigue siendo crucial que gestionemos y protejamos cuidadosamente los arrecifes para que tengan la mejor oportunidad posible de aclimatarse, adaptarse y, con suerte, sobrevivir a los impactos del cambio climático», añade Baumann, autor principal del artículo, que se publica este miércoles en la revista ‘Global Change Biology’.

El equipo de investigación analizó la relación entre las tasas de crecimiento y los eventos de estrés agudo específicos, como el blanqueamiento de corales, que ocurre cuando los corales se estresan por la contaminación o el aumento de la temperatura del océano y las coloridas algas que viven dentro del tejido coralino son expulsadas, lo que hace que el coral se vuelva blanco.

Descubrieron que, si bien los eventos de blanqueamiento pueden ralentizar el crecimiento de los corales, las disminuciones a largo plazo en el crecimiento de los corales cerca de la costa parecen estar impulsadas por el estrés crónico del aumento de la temperatura del agua debido al cambio climático combinado con el aumento de las tensiones en la tierra, como el desarrollo a lo largo del desarrollo de costa.

El estudio evaluó los corales a lo largo de un tramo de 300 kilómetros de la porción de Belice del Sistema Arrecifal Mesoamericano.

Los arrecifes de coral cercanos a la costa se encontraban a 10 kilómetros de la costa de Belice y los arrecifes de coral en alta mar a 30-60 kilómetros de la parte continental de Belice.

Los buzos recolectaron 124 muestras de núcleos de coral para el estudio. El núcleo de un coral tiene bandas de crecimiento que muestran su edad, similar a los anillos de un árbol.

Los núcleos fueron tomados de 19 sitios, proporcionando un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para representar todo el sistema de arrecifes.

En el laboratorio, el equipo de investigación realizó tomografías computarizadas en los núcleos para medir la tasa de crecimiento vertical anual de los esqueletos de coral para cada núcleo.

Se espera que los arrecifes que tienen tasas de crecimiento vertical más bajas sean menos diversos y complejos. También ofrecen menos protección a la costa y proporcionan menos área para que vivan los peces y otros invertebrados.

Todavía está por verse en qué medida estos cambios en los arrecifes dañarán a las comunidades que dependen de ellos para obtener alimentos, ingresos y protección contra las tormentas.

«La acción local para mitigar el estrés del desarrollo costero y la acción global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero serán necesarias para garantizar un futuro sostenible para los arrecifes de coral cercanos y en alta mar», concluye Baumann.

Compartinos:
28 agosto, 2019|Cambio climático|0 Comments

El verdadero desafío es recuperar el Amazonas, no sólo apagar el fuego. Por Manuel Jaramillo (*)


La catástrofe desatada por los incendios forestales en el Amazonas nos enfrenta a un daño imposible de medir, pero, lamentablemente, es una catástrofe que no sorprende si pensamos, por ejemplo, que el número de incendios forestales creció al menos un 70% este año (hasta el 18 de agosto) en comparación con el mismo período en 2018 en la zona.

Combatir este incendio requiere más que recursos. El fuego y los incendios forestales son causados por acción del hombre, comenzando por la deforestación de los bosques. Las políticas públicas deben actuar para poner fin a la deforestación a gran escala en la Amazonía.

Muchas veces escuchamos que el Amazonas es el pulmón de nuestro planeta. Y es cierto. El Amazonas alberga cerca del 20% del agua del planeta, al 10% de la biodiversidad global, al 20% del oxígeno de la Tierra y es, entre muchas otras cosas, hábitat de más de 34 millones de habitantes.

Pero además, el Amazonas juega un rol clave en la regulación climática de Sudamérica, influyendo incluso en el régimen de precipitaciones de la región. Además de afectar gravemente a la biodiversidad de la zona, los incendios agudizarán la crisis climática a causa de las emisiones de carbono provenientes de la quema de materia orgánica y las áreas dañadas serán más vulnerables a sequías, inundaciones y a otros efectos del cambio climático, por la falta de cobertura vegetal. La pérdida del bosque reducirá también la capacidad de absorción de dióxido de carbono por parte de los ecosistemas. La generación y la dispersión de humo compromete la calidad del aire de varias regiones relativamente cercanas a los incendios y aun de ciudades lejanas como San Pablo, en Brasil.

El impacto inmediato de los incendios en la biodiversidad, es la muerte de miles de animales y plantas que habitan estos bosques, entre ellos especies emblemáticas y de gran importancia ecológica como el yaguareté, pero, además, las quemas ocasionan una pérdida de hábitat que amenaza la supervivencia de las especies.

Históricamente, los incendios en la Amazonía han estado ligados a la deforestación por expansión de la actividad agropecuaria y esta ocasión no es la excepción, como se verificó con el aumento de la deforestación en el último año. Un dato a destacar es que las condiciones de la estación seca este año han estado en rangos normales por lo que no se puede atribuir al clima la gran cantidad de incendios experimentados con respecto a otros años. Para prevenir futuros incendios urge combatir las causas de la deforestación en todo el bioma e impulsar una reforestación posterior que permita restaurar el bosque y evitar una mayor degradación y pérdida de la cobertura vegetal. Adicionalmente, se requiere impulsar medios de vida sostenibles.

¿Y qué podemos hacer?

Cuando decimos que el verdadero desafío es restaurar el Amazonas estamos diciendo que no podemos permitir que ni una sola hectárea afectada por estos incendios cambie su uso hacia ninguna otra cosa que no sea la provisión de servicios ambientales clave para la vida en todo el planeta. No podemos permitir que lo quemado se transforme en áreas agrícolas o de ganadería intensiva.. , esto generaría un incentivo perverso para la continuidad de las quemas. Para ello necesitamos el compromiso de todos: Consumidores, retailers, empresas, gobiernos etc debemos comprometernos a no comprar nada derivado de la zonas quemadas y a exigir su restauración y a colaborar con el proceso. Pero si pensamos que estos procesos se dan sólo en el Amazonas estaríamos cayendo en un error. En la última década, en la Argentina, se ha deforestado un promedio de 240.000 hectáreas anuales de bosques nativos y el Gran Chaco es una de las ecorregiones más afectadas por esta problemática. Según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, sus siglas en inglés), se encuentra entre los 11 lugares más deforestados del mundo y con niveles más altos de degradación. Y el panorama no parece muy alentador.

Necesitamos restaurar el Amazonas, pero también necesitamos políticas públicas que protejan a todos los bosques nativos de nuestro planeta, incluyendo desde ya a los de la Argentina.

Mientras la deforestación continúa, perdemos bosques, culturas, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable. Es hora de asumir los compromisos y salvar nuestros bosques. Sin bosques, no hay vida.

(*) Director General de Fundación Vida Silvestre Argentina.

Compartinos:
26 agosto, 2019|Cambio climático|0 Comments
Load More Posts