malvinas

/Tag:malvinas

Senadora preocupada por suspensión en prestaciones a veteranos de Malvinas por parte de PAMI

La Senadora Magdalena Odarda (Frente Progresista CC ARI) se pronunció a favor de los ex-combatientes de Malvinas, quienes reclaman que se restablezca el Programa Nacional de Atención al Veterano de Guerra. “Este programa provee atención médica a aproximadamente 17 mil ex-combatientes. Según me han hecho conocer los ex-combatientes, las prestaciones se encuentran virtualmente suspendidas, y por ello han presentado un amparo judicial. Mi solidaridad y compromiso con ellos”, expresó la parlamentaria rionegrina.

(más…)

Compartinos:
marzo 7th, 2017|Diputados|Comentarios desactivados en Senadora preocupada por suspensión en prestaciones a veteranos de Malvinas por parte de PAMI

Ruperto Godoy: “Tenemos que recuperar las Malvinas”

El Senador por el Frente Para la Victoria en San Juan habló con Mario Mintz en Cinco Días, por Radio Splendid sobre la actualidad de las Islas Malvinas y la posición del Gobierno actual, luego del acuerdo firmado por la canciller Malcorra y las declaraciones, luego corregidas, del presidente Macri.

El legislador cuyano calificó de “positiva” la exposición de Cancillería en la Cámara hace algunos días ya que fue “bueno intercambiar opiniones”, más allá de que hay “obviamente distintas miradas”. Sin embargo fue crítico del acuerdo firmado con los británicos y también de la postura de Macri en la ONU, sostuvo que “el tema Malvinas es de alta sensibilidad para todos nosotros, hay que ser preciso, no se puede ser tan  irresponsable”, pero aclaró “quizá el presidente tenga otra mirada del tema, no lo sé”.

Además, Godoy sostuvo que en la época actual se está viviendo “un momento distinto”, debido a que en los últimos años se había “logrado la solidaridad de muchos países para con nuestra soberanía”, y que con esas naciones el siguiente paso consistía en “conformar grupos de solidaridad para reforzar el pedido de Malvinas en todo el mundo”. No obstante, recalcó que la soberanía de las  Islas no era el único tema del que había que hablar, sino también “de todo el espacio marítimo circundante”, y que era imperioso “generar conciencia”, del estado actual de esa zona.

Finalmente, el Senador opinó sobre la labor de Malcorra, días después de su fallida elección en la ONU, y consideró que la canciller argentina había “priorizado lo individual”.

Compartinos:
octubre 7th, 2016|Noticias, Senadores|0 Comments

La comisión de Relaciones Exteriores sacará un documento consensuado por el acuerdo de Malvinas con Gran Bretaña

Desde las 12 la comisión de Relaciones Exteriores y Culto fue convocada por Elisa Carrio para discutir el documento firmado por ambos países y para poner en debate proyectos de resolución y declaración en torno al tema. La intención es sacar un documento consensuado con respecto al tema Malvinas. (más…)

Compartinos:
septiembre 21st, 2016|Diputados|0 Comments

Malcorra explicará en el Congreso el acuerdo con Gran Bretaña

El presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, afirmó necesario la visita de la canciller Susana Malcorra por el acuerdo con Gran Bretaña por Malvinas, a este pedido se sumó el ex presidente de la comisión de Relaciones Exteriores durante el kirchnerismo, Guillermo Carmona, que llamó a la actual titular Elisa Carrio.  (más…)

Compartinos:
septiembre 20th, 2016|Diputados|0 Comments

Negri invitó a Malcorra al Congreso para que explique el documento por Malvinas firmado con Gran Bretaña

El presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR y del interbloque Cambiemos, Mario Negri (Cordoba), se manifestó sobre el comunicado conjunto firmado la semana pasada por la canciller argentina Susana Malcorra y el vicecanciller británico Alan Duncan, con el que se busca avanzar en un proceso de diálogo para aumentar el comercio bilateral, el cual incluye la exploración de hidrocarburos y la pesca en las Islas Malvinas.

(más…)

Compartinos:
septiembre 19th, 2016|Diputados|0 Comments

La CC ARI expresó su preocupación por el acuerdo con Gran Bretaña por Malvinas y requiere que sea tratado en el Congreso

La Coalición Cívica ARI emitió un comunicado en el que expresa su preocupación por los contenidos del reciente acuerdo con Gran Bretaña para establecer un diálogo que mejore la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur, y reclama que este convenio deba ser tratado en el Parlamento. “El objetivo de la política de Estado de nuestro país no se alcanzará por medio de un esquema de cooperación en el que el gobierno británico solo entiende la negociación como una imposición de sus condiciones”, señala el comunicado emitido por los dirigentes del partido. (más…)

Compartinos:
septiembre 19th, 2016|Diputados|0 Comments

Pinedo se reunió con el vicecanciller britanico por Malvinas

El senador nacional y presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (PRO-CABA), se reunió con el mi Alan Duncan en el salón rosado del palacio del Congreso. Dialogo sobre Malvinas y la posibilidad de negociar vuelos directos a la isla. (más…)

Compartinos:
septiembre 13th, 2016|Senadores|0 Comments

Relanzan el Observatorio Parlamentario de la causa Malvinas

El presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó (PRO – Buenos Aires) y la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto Elisa Carrió (Coalición Cívica – CABA) firmaron una resolución conjunta para relanzar el Observatorio Parlamentario sobre la Cuestión Malvinas. El objetivo es que sus funciones abarquen al Atlántico Sur y la Antártida Argentina. (más…)

Compartinos:
abril 6th, 2016|Diputados|0 Comments

Michetti se encontró con un exsoldado de Malvinas que recibió una carta suya durante el conflicto

La vicepresidenta Gabriela Michetti se encontró en Puerto Madryn, Chubut, con Quique, un excombatiente de Malvinas que durante el conflicto bélico recibió una carta escrita por ella. Durante 34 años, Quique guardó esta carta, que había elegido al azar entre muchas otras escritas por estudiantes secundarios para los soldados.

A mediados de octubre del año pasado llegó al despacho de la entonces senadora un mail de una conocida del exsoldado: adjuntaba una foto del sobre, donde se veía que el remitente era Gabriela Michetti, de Laprida. Al reconocer su dirección y su letra, la entonces candidata a vicepresidente se contactó con él de manera telefónica.

Tras la sorpresa inicial, mantuvieron una emotiva charla y Michetti le prometió que ni bien terminara la campaña, iría a conocerlo a Madryn.

“Me acordaba de que, como la mayoría de los que estábamos en la escuela, yo había escrito una carta a ‘un soldado en Malvinas’. No recordaba el contenido de lo que había escrito, pero al hablar con Quique entendí lo importante que fue para ellos recibir palabras de aliento de parte de chicos y chicas de casi su edad”.

Unos meses después, Michetti, ya como vicepresidente de la Nación, fue a visitarlo a la agencia de turismo donde él trabaja. Allí, Quique le mostró la carta que ella, con 17 años, le escribió. Él tenía 18 y combatía en Malvinas.

El exsoldado le contó a Michetti que un día, él y unos compañeros salieron de la trinchera en búsqueda de comida. Llegaron a un galpón abandonado y saltaron de felicidad al ver unas bolsas de papas. La sorpresa fue que estaban llenas de sobres cerrados y abandonados. Eran cartas escritas por estudiantes, dirigidas a algún soldado. Cada uno tomó alguna carta y Quique eligió tres. Una de ellas era la de la joven Michetti.

“Quique me mostró la carta y la leí en voz alta para los poquitos que participamos en ese encuentro. Fue muy emocionante; sobre todo cuando me contó que esas cartas fueron su sostén en momentos difíciles, tanto cuando estuvieron en Malvinas como después. Es realmente increíble que nos hayamos encontrado”, destacó.

Compartinos:
abril 4th, 2016|Noticias|0 Comments

“La causa de Malvinas y los derechos humanos” – Por César González Trejo (*)

Durante la conmemoración del 40º aniversario del golpe cívico-militar y el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, convocada por los organismos de derechos humanos en Plaza de Mayo, se dio lectura a un documento que suscribieron las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas e H.I.J.O.S. Capital.
En el documento, leído ante una amplia concurrencia, se incluyó el siguiente párrafo dedicado a la guerra de Malvinas: “Por eso, volvemos a decir que la única guerra que hubo entre 1976 y 1983 fue la de Malvinas, en la que perdieron la vida cientos de personas en nombre de una batalla desigual. A los crímenes de la guerra se le sumaron los delitos de lesa humanidad cometidos por algunos jefes sobre los combatientes, delitos que deben ser juzgados y condenados como parte del accionar criminal del estado terrorista. Esa es una de las deudas de esta democracia, como también lo es la identificación de los 123 cuerpos de quienes perdieron la vida en el conflicto bélico. Seguimos exigiendo el reconocimiento de la soberanía sobre las Islas. ¡Las Malvinas son argentinas! ¡Memoria, Verdad, Justicia y Soberanía!”.

El primer concepto, que afirma que “la única guerra que hubo entre 1976 y 1983 fue la de Malvinas”, constituye el fundamento básico de los organismos de derechos humanos para impulsar los juicios por crímenes de lesa humanidad contra militares y civiles, bajo el denominado Terrorismo de Estado, negando que su accionar pudiera ser encuadrado jurídicamente como producto de una guerra. Los abogados defensores de los acusados por haber cometido crímenes de lesa humanidad sostienen el argumento contrario, que existió una guerra de carácter interno, y que sus defendidos deben ser juzgados por actos de guerra.

El sistema judicial argentino ya asumió la posición sostenida por los organismos de derechos humanos, dictando sentencias y aplicando penas desde esa perspectiva jurídica. El actual Gobierno Nacional ha manifestado su intención de no promover cambios en este estado de cosas.

Lo que nos importa en nuestro análisis, es señalar la profunda contradicción que subyace en las propias afirmaciones de los organismos de derechos humanos respecto de la guerra de Malvinas. Porque si esta es considerada como “la única guerra que hubo entre 1976 y 1983”, el encuadre jurídico para ella no puede ser nunca el mismo que llevó a los protagonistas del Terrorismo de Estado al banquillo de los acusados.

En efecto, las guerras internacionales, es decir, entre dos o más Estados, como fue la guerra de Malvinas, deben encuadrarse en el Derecho Internacional Humanitario, cuyos conceptos fundamentales reposan en los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales, de los cuales la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte eran suscriptoras al momento de producirse el conflicto armado en el Atlántico Sur. (No de todos, pero sí de los principales).

El siguiente concepto desnuda claramente la contradicción –por no decir, la inmensa hipocresía-, de los organismos de derechos humanos: “A los crímenes de la guerra se le sumaron los delitos de lesa humanidad cometidos por algunos jefes sobre los combatientes…”. Ningún organismo de derechos humanos acompañó las denuncias por los crímenes de guerra británicos que efectuamos desde las organizaciones de ex soldados combatientes o desde los Familiares de los Caídos en Malvinas. Pese a que recurrimos a ellos en varias oportunidades para obtener su solidaridad.
Ni las madres, ni las Abuelas, ni los Hijos, ni los juristas, ni los Premios Nobel, manifestaron su apoyo, cuando en 1993 impulsamos – y logramos-, la creación en el Ministerio de Defensa de la Comisión Investigadora de Crímenes de Guerra Británicos en Malvinas. No dieron opinión cuando el Auditor General de las Fuerzas Armadas, Brig. Eugenio Miari, emitió un dictamen donde comprobó la comisión de varias violaciones británicas a las Convenciones de Ginebra.

Tampoco se solidarizaron cuando se sancionó la Ley 24517 del año 1995, que creó la Comisión Investigadora de Crímenes de Guerra británicos, con participación de los tres Poderes del Estado Nacional, ni protestaron por su incumplimiento hasta la fecha. Ni una palabra de adhesión recibimos cuando el Juzgado Federal de Río Grande abrió una causa en 1999 por los hechos denunciados contra Margaret Thatcher, su gabinete de guerra y las tropas invasoras británicas. (Causa que duerme el sueño de los justos desde esa fecha).
Ni siquiera se pronunciaron a favor cuando la ex Presidente de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner manifestó en tres oportunidades en el año 2012, caracterizando al hundimiento del Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano” como un crimen de guerra.

Pero los organismos de derechos humanos sí acompañaron a algunos ex combatientes –los preferidos por la ex mandataria, el CECIM La Plata y Edgardo Esteban-, cuando éstos promovieron denuncias por “crímenes de lesa humanidad” contra militares argentinos en perjuicio de sus subordinados, que al decir del documento del pasado 24 de marzo “deben ser juzgados y condenados como parte del accionar criminal del estado terrorista”. Pero si la guerra de Malvinas se trató de la única guerra que hubo entre 1976 y 1983 ¿por qué deberían ser juzgados como parte del Terrorismo de Estado?

Precisamente, la Justicia argentina desestimó en segunda instancia (Cámara Nacional de Casación Penal), y en última instancia (Corte Suprema de Justicia de la Nación), que los abusos o delitos que hubieren cometido los militares argentinos sobre sus propios subordinados, puedan caracterizarse como crímenes de lesa humanidad, por haberse dado en el escenario de un conflicto armado internacional.
¿Por qué razón los organismos de derechos humanos insisten en reclamar se considere crímenes de lesa humanidad a los delitos cometidos durante la guerra de Malvinas por militares argentinos, cuando la causa está cerrada, y no apoyan la investigación de los crímenes de guerra británicos, cuando estos sí son imprescriptibles? ¿Acaso los 323 argentinos del Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano” y los demás damnificados por los crímenes ingleses carecen de derechos humanos? ¿Para las madres, abuelas, hijos y detenidos- desaparecidos por la dictadura cívico militar, el sistema judicial argentino es bueno cuando les da la razón, pero es malo cuando se la niega?
Por último, nos referiremos a la identificación de los restos de los soldados argentinos fallecidos en el conflicto, que no son 123, sino 649. La mención se refiere a la iniciativa promovida por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando el 2 de abril de 2012 anunció el envío de una nota al Comité Internacional de la Cruz Roja para la identificación de los soldados argentinos que yacen en el Cementerio de Darwin en tumbas sin identificar.
La iniciativa no surgió de los familiares de esos soldados, sino de un general inglés que combatió en Malvinas como Teniente Coronel de la fuerza invasora británica, Geoffrey Cardoso, y que le llegó a la ex Presidente de la mano de otro inglés, el cantante Roger Waters.

El Gobierno saliente hizo todo lo que estuvo en sus manos para que el interés genuino de algunas familias que deseaban identificar las tumbas de sus seres queridos no se pudiera lograr. En primer lugar, no respeto los protocolos internacionales para obtener el consentimiento informado de los familiares. Recién un año y medio después del primer anuncio presidencial suscribió un convenio con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para hacer las cosas como lo prescribe el Derecho Internacional Humanitario. Organizó equipos integrados por varios funcionarios públicos para realizar las entrevistas obligatorias – cuyos resultados aún faltan verificar fehacientemente, para ver si se respetaron los protocolos humanitarios-, donde más de cuarenta familias manifestaron su oposición a realizar las pericias. Utilizó su dispositivo de propaganda para explotar políticamente lo que debería ser tratado con la discreción que exige un tema sumamente delicado y de naturaleza estrictamente humanitaria. No tomó en cuenta las advertencias de incluir una cláusula en las conversaciones bilaterales o con el CICR de evitar el objetivo explícito de los británicos de utilizar la cuestión de las pericias forenses para concretar el traslado de los restos de los soldados argentinos hacia el continente, para borrar todo vestigio de la decisión argentina de recuperar las Islas. Y actuó sectariamente, al excluir a la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur (tal como lo prescribe la Ley Nº 26498, en la eventual intervención en el Cementerio de Darwin para la identificación forense).

La Causa de Malvinas es bicentenaria. Viene del fondo de nuestra historia, y como afirmó la actual Canciller, no es opcional, sino constitucional, ya que la Disposición Transitoria Primera de nuestra Constitución obliga a todo el pueblo argentino a bregar por su recuperación (lo que incluye a nuestros gobernantes). Quienes participamos en su recuperación, no lo hicimos por mandato de un gobierno, sino por la reafirmación del pueblo argentino que nos encomendó la defensa de nuestra Soberanía. Que las vanguardias esclarecidas no lo puedan entender, es su problema, no del pueblo argentino. Los muertos argentinos por la re-invasión británica de nuestras Islas en 1982, y los damnificados por los crímenes de guerra cometidos por decisión del Gobierno inglés, también tienen derechos humanos, Mal que les pese a quienes se empecinan en perseguir al enemigo interno, y absolver a sus verdaderos mandantes.

(*) Ex Soldado Combatiente en Malvinas y Apoderado de Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas)

Compartinos:
abril 1st, 2016|Columnas de Opinion|0 Comments

El FPV conmemora el Día del Veterano de Malvinas y renueva el reclamo por las islas

Esta tarde, diputados nacionales y legisladores ante el Mercosur, del bloque del Frente Para la Victoria, conmemorarán el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. La jornada también apunta a ratificar el reclamo soberano por las Islas Malvinas como política de Estado de la Nación Argentina. (más…)

Compartinos:
marzo 31st, 2016|Diputados, Noticias|0 Comments

Taiana: “Las Malvinas están dentro de la gran plataforma argentina”

El ex Canciller y actual presidente del Parlasur Jorge Taiana manifestó que la resolución de la ONU para ampliar la plataforma continental submarina “Es importantísima para nuestro país en disputa por la soberanía sobre las Islas Malvinas y sus espacios circundantes. Es un elemento fuerte a favor de la posición argentina. Es un día de alegría y orgullo para todos los argentinos”.

Taiana, quien estuvo al frente de la presentación de la documentación ante las Naciones Unidas en el 2009, detalló que “El 21 de abril de 2009 presentamos 40 tomos de documentación a Naciones Unidas para establecer el límite exterior. Ese límite exterior le da a la Argentina más de 1,7 millón de kilómetros cuadrados de territorio. El comité de Naciones Unidas aprobó por unanimidad la presentación de la Argentina. El comité reconoció la disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido por la Cuestión Malvinas, porque los ingleses protestaron y sin embargo, se ha ratificado y convalidado el planteo que llevamos con documentación y pruebas científicas”.

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en 1982, estableció que la soberanía sobre el suelo marino puede extenderse hasta las 350 millas si se comprueba que ese suelo pertenece a la plataforma continental.

En cuanto a la decisión de la ONU, el actual Presidente del Parlasur expresó que “Esta decisión de las Naciones Unidas es muy importante, ahora la Argentina tiene derecho soberano sobre el fondo del mar, la explotación hidrocarburífera y sobre la vida animal”.

Compartinos:
marzo 29th, 2016|Parlasur|0 Comments

Macri, Davos y Malvinas – Por Mariano Yakimavicius*

El presidente sostuvo múltiples reuniones en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde abordó importantes cuestiones de política económica y política exterior, el tema Malvinas entre ellos.

El Foro Económico Mundial o Foro de Davos es una fundación sin fines de lucro con sede en Ginebra y su Asamblea se reúne anualmente en el Monte de Davos en Suiza. Allí confluyen los principales líderes políticos, financieros y empresariales mundiales, como así periodistas y destacados intelectuales de todo el mundo para analizar diversos problemas de importancia global.

Pese a que los temas que se abordan son de los más variados -salud, ambiente, economía, política, etc- la Asamblea Anual funciona como una suerte de galería para que países y empresas multinacionales se muestren y sean mirados con el objetivo de concretar oportunidades que beneficien a unos y a otras.

Tras 13 años de ausencia, Argentina volvió a participar de este Foro, siendo Eduardo Duhalde el último presidente en asistir al cónclave de Davos. Tanto Néstor como Cristina Kirchner, se habían distanciado de este ámbito por considerarlo un espacio exclusivo de los grupos de poder político, económico y financiero globales. Lo cual -pese a ser cierto- no quiere decir que no sea necesario dialogar y negociar con ellos.

Macri en Davos

El presidente argentino y su comitiva viajaron a Suiza con un objetivo primigenio claro: decirle al mundo que Argentina está dispuesta a dialogar con todos y, especialmente, está dispuesta a hacer negocios. Lo cierto es que el país necesita inversión de capitales, resolver el conflicto de la deuda externa con los holdouts para acceder libremente a los mercados de crédito globales y restablecer un diálogo fructífero con países relevantes en el concierto internacional.

El desafío de Mauricio Macri fue mostrar que Argentina, sin desmerecer las dificultades que atraviesa, es tierra de fecundas oportunidades para la inversión y el desarrollo, en tiempos en que las demás economías emergentes -Brasil, Rusia y China principalmente- se encuentran en crisis.

Si se toman en cuenta algunas de las promesas que logró en las reuniones que mantuvo con directivos empresarios, podría decirse que no le fue mal. Coca Cola prometió inversiones por mil millones de dólares en los próximos cuatro años.

Los directivos de las petroleras Shell y Total expresaron intenciones de incrementar sus inversiones en recursos no convencionales. Shell ya tiene tres concesiones en el yacimiento de Vaca Muerta y mostró disposición a invitar a otros socios a invertir.

Facebook invitó al presidente a visitar sus oficinas de San Francisco en los Estados Unidos este año, a partir del anuncio de Macri de que a través del Ministerio de Modernización lanzará el plan Piloto de “Facebook at work” una plataforma de red social para trabajo interno.

El CEO de Dow -el grupo de empresas químicas, petroquímicas y agrícolas más grande de Argentina- expresó que tienen previsto avanzar con inversiones en el polo petroquímico de Bahía Blanca.

En el ámbito político, Macri mantuvo encuentros relevantes con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu; de Francia, Manuel Valls; con la reina Máxima de Holanda; con el presidente de México, Enrique Peña Nieto y con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Respecto de esa última reunión, vale decir que el gobierno apunta a crear un clima favorable entre las autoridades y la opinión pública estadounidenses que ayude a “inclinar la balanza” a favor de la posición argentina en la negociación con los holdouts. Habrá que esperar para saber si esta estrategia prospera.

Pero sin lugar a dudas, el encuentro con mayor impacto, fue el que Macri sostuvo con el primer ministro británico David Cameron, porque involucró un tema particularmente sensible para todos los argentinos.

Malvinas

Se hace evidente un cambio respecto de la política exterior argentina sobre Malvinas. Pese a que se continuará con los reclamos de soberanía sobre el archipiélago en los foros internacionales, para el gobierno de Mauricio Macri es prioritario reactivar la relación bilateral con el Reino Unido y -en ese marco- conversar sobre la cuestión de las Islas.

Hasta ahora no había diálogo sino un mero intercambio de posiciones irreconciliables, precisamente por la diferencia fundamental entre los dos países respecto de Malvinas. En esta oportunidad, Macri y Cameron se mostraron de acuerdo en que “existe la posibilidad de abrir un nuevo capítulo” entre ambos países.

En cuanto al tema Malvinas específicamente, el primer ministro británico expresó “nuestra posición sigue siendo la misma y que en el reciente referéndum quedó absolutamente claro que los habitantes de las islas quieren seguir siendo británicos”. Es decir que en principio, el Reino Unido no varió ni un ápice su postura. En cambio, el jefe de gabinete argentino, Marcos Peña, manifestó que “la diferencia sobre Malvinas no será un impedimento para tener una buena relación” con Gran Bretaña. Queda claro entonces que la que varió es la posición argentina.

La nueva estrategia respecto de Malvinas parece apuntar a incluir el tema en una agenda bilateral mucho más amplia, donde el diálogo entre ambas partes esté garantizado. De hecho, ambos gobiernos acordaron ya una agenda bilateral sobre lucha contra el narcotráfico y la corrupción, cambio climático y apoyo para el desarrollo financiero e infraestructura. La canciller Susana Malcorra anticipó además que en los próximos meses una delegación británica visitará el país para reafirmar esa agenda bilateral.

Se mencionó la idea de un “paraguas” sobre la cuestión de las Islas, una estrategia similar a la intentada por la política exterior del gobierno de Carlos Menem, pero en realidad mucho más referida a la política utilizada por España y el Reino Unido en cuanto al Peñón de Gibraltar. La idea es que, por más crítica que resulte la disputa sobre el tema, no entorpezca la relación en otros ámbitos, principalmente el económico.

Quien aportó algo de claridad a la mirada argentina sobre el tema Malvinas fue Susana Malcorra. Expresó que era una cuestión prioritaria, pero no la única que se esperaba conversar con Cameron: “Nosotros tenemos un tema con Gran Bretaña, complejo, que es Malvinas. Pero centrar nuestra relación con el Reino Unido sólo en Malvinas es como quedarnos con el vaso medio vacío”.

La canciller no descartó avanzar en la incorporación de los isleños a la discusión, aunque aclaró que “esas cosas se discuten con la otra parte antes de discutirlas públicamente”.

El desarrollo de una nueva estrategia supone diálogo entre las partes, y el hecho de que la postura argentina se abra a incorporar a los habitantes de las islas a ese diálogo, supondría una novedad importante, dejando sin demasiado asidero la idea de los británicos de que Argentina no respeta la voluntad de éstos.

Un dato importante debe tenerse también en cuenta. Antes de partir hacia Davos, el progresista líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, instó al primer ministro Cameron a dialogar acerca del tema Malvinas sin el establecimiento de una agenda previa. Hay buena voluntad en un sector de la política británica para comenzar a zanjar el conflicto pero, en todos los casos, reclaman la incorporación de los isleños a las conversaciones.

A modo de conclusión

Tras 13 años de ausencia, la presencia argentina en el Foro Económico Mundial en Davos no pasó inadvertida. Es un buen dato si la intención es relacionarse fluidamente con diferentes actores globales, en un momento en el cual el país no podrá respaldarse demasiado en sus principales socios -Brasil y China- si pretende  retomar la senda del crecimiento económico.

El relanzamiento del vínculo con el Reino Unido es por ahora un conjunto de promesas que solamente el tiempo demostrará si pudieron o no ser cumplidas. Malvinas seguirá siendo -al menos por ahora- un sueño compartido por todos los argentinos.

*Mariano G. Yakimavicius
Licenciado & Profesor en Ciencia Política
Especialista en Gestión Estratégica de Organizaciones Públicas
Compartinos:
enero 26th, 2016|Columnas de Opinion|0 Comments

Malvinas: Desde el Parlasur, Asseff bancó la resolución 2065

El legislador argentino ante el Parlamento del Mercosur Alberto Asseff hizo alusión a las declaraciones de Mike Summers, miembro de la Asamblea Legislativa de las Islas Malvinas. Summers expresó que la ONU fue “soberanamente engañada” al dictar la Resolución 2065. (más…)

Compartinos:
diciembre 28th, 2015|Noticias, Parlasur|0 Comments

El dilema de la política exterior argentina

Por Mariano Yakimavicius*

El gobierno de Mauricio Macri, que comenzará el próximo 10 de diciembre, provocará cambios en la política exterior del país que lo enfrenta a un antiguo dilema.

La llegada de un nuevo gobierno supone modificaciones en la política exterior del país. En algunos sectores de la vida política argentina se habla de un cambio de 180 grados. Eso implicaría ir en  dirección contraria a los lineamientos que el kirchnerismo le imprimió al relacionamiento con el mundo. No puede aventurarse si eso es en sí mismo bueno o malo, pero si pueden hacerse algunas interpretaciones a partir la las señales brindadas desde el nuevo gobierno y desde algunos actores internacionales.

¿Ser cola de león o cabeza de ratón?

La posición de Argentina en el Sistema Político Internacional parece atada al dilema en el cual el país tiene solamente dos alternativas, ser cola de león o cabeza de ratón. O dicho de otro modo, ser “el peor de los mejores” o “el mejor de los peores”. En el pasado reciente, la política exterior del gobierno de Carlos Menem y las mentadas “relaciones carnales” con los Estados Unidos, constituyeron una forma de disputarle liderazgo regional a Brasil y fue un claro exponente de la “cola de león”.

Por el contrario, la política exterior de los gobiernos kircheristas, supuso un privilegio de las vinculaciones regionales, desconociendo el liderazgo de los Estados Unidos y Europa, pero sin conseguir sumarse como miembro pleno al selecto grupo de  potencias emergentes que disputan poder en la cúspide del Sistema Político Internacional, es decir, los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Argentina fue un referente político en la región pero nunca tan determinante como Brasil en lo político ni como Venezuela en lo ideológico. En definitiva, Argentina fue una de tantas “cabezas de ratón”. BRICS

Señales

El gobierno de Mauricio Macri, en pleno proceso de construcción de su estructura política, y algunos actores internacionales, ya ofrecieron algunas señales de la nueva dirección a adoptar.

  1. Regreso a los vínculos tradicionales. Existe una clara ansiedad en la dirigencia de Argentina y de los Estados Unidos por retomar la relación trunca desde 2005. Barack Obama y su Secretario de Estado, John Kerry, telefonearon a Macri para felicitarlo por su victoria. Varios representantes del Congreso de los Estados Unidos le escribieron una carta a Obama pidiéndole que privilegiara las relaciones con Argentina en 2016. Desde los Estados Unidos se pretende reconstruir el liderazgo perdido a manos de Brasil en Sudamérica. Ese liderazgo se perdió por atender las diversas guerras contra el terrorismo desde 2001 y por la propia pericia de la política exterior brasileña para convertir a Sudamérica en su plataforma de lanzamiento como potencia global. Al nuevo gobierno argentino, un nuevo relacionamiento con los Estados Unidos y con los lobbies de poder político y económico de ese país le resulta casi imprescindible para clausurar la disputa con los “holdouts” o “fondos buitre”.
  2. El poder está en el Océano Pacífico. El macrismo dejó entrever que comprende perfectamente el traslado del mayor eje de poder político global desde la cuenca del Océano Atlántico hacia la cuenca del Océano Pacífico. Más aún, desde el núcleo de poder del presidente electo se expresó la intención de sumar al país al Tratado Trans Pacífico, al cual pertenecen en representación de Latinoamérica solamente Chile, Perú y México, aunque se espera en breve la participación de Colombia. El Tratado excluye específicamente a grandes potencias con costa sobre el Océano Pacífico, como China y Rusia. Dicho sin rodeos, el grupo evita puntualmente la inclusión de los BRICS. Por sus características, el Tratado Trans Pacífico parece ser una alternativa al fallido ALCA -área de Libre Comercio de la Américas- pero con acuerdos mucho más restrictivos que tienden a beneficiar a los grandes conglomerados empresariales multinacionales antes que a las comunidades de los países firmantes. Acercarse a los foros de decisión con eje en el Pacífico es una cosa, encapsularse dentro del Tratado Trans Pacífico, es otra muy distinta y peligrosa, porque podría restar márgenes de negociación con otros actores internacionales.
  3. Brasil, el gran socio. La señal más fuerte que ofreció Macri hasta el momento es que su primer destino internacional como presidente será Brasil. Argentina y Brasil mantienen una sociedad indisoluble y necesaria para no concluir ambos países como perdedores o “segundones” en el marco de la globalización. Lo queda por definir no es la sociedad con Brasil -algo que no se discute- sino qué tipo de sociedad con Brasil quiere el nuevo gobierno argentino. Desde comienzos del milenio Brasil ejerció la conducción política y económica de Sudamérica de manera indiscutible. La ficción de que ese lugar fue ocupado por la Venezuela chavista, no es más que eso, una ficción. El liderazgo político brasileño se sirvió de la confrontación permanente del chauvinismo con los Estados Unidos para abortar el ALCA y afianzar su liderazgo regional desde la construcción de una “izquierda responsable”. Se valió del chavinismo en última instancia para “marcarle la cancha” a los Estados Unidos, permitiéndole un discurso ideológicamente duro, y reservando para sí el ámbito de la negociación diplomática regional. Pero el Brasil actual, padece notorias dificultades económicas, inflación en alza, crecimiento estancado, recorte del gasto público, y una fenomenal crisis política producto de los escándalos de corrupción cuyo emblema es Petrobras. El gobierno de Dilma Roussef es tan débil que ni siquiera hay certeza de que pueda concluir en los plazos previstos. Un Brasil débil es para muchos, la posibilidad de una Argentina fuerte en la política regional. Cabe preguntarse entonces si el “despegue” que el macrismo promete respecto del bloque bolivariano, no supone en realidad un mensaje velado para Brasil y el anuncio de una nueva conducción política regional en la cual Argentina prevalecería mediante un acercamiento a Colombia, Chile y Perú.
  4. La Unión Europea. Devaluada en los últimos años por sus propias desavenencias internas, la UE continúa siendo un insoslayable actor internacional, constituyéndose como el principal socio comercial del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) representando cerca del 20 por ciento de su comercio exterior. Hace años que la diplomacia brasileña intenta sellar un acuerdo comercial amplio entre la UE y el MERCOSUR, que no se limite al comercio de bienes industriales y agrícolas, sino que también contemple los servicios, la mejora de las normas sobre contratación pública, la propiedad intelectual, las aduanas, la facilitación del comercio y la remoción de obstáculos técnicos al comercio. Pero ese acuerdo se vio frenado entre otras cosas por las resistencias que opuso Argentina. El nuevo gobierno apunta a limar asperezas y avanzar con el acuerdo entre ambos bloques. Pero como todo, eso traerá ventajas y desventajas para distintos sectores productivos locales.
  5. China. El gigante asiático es el inversor que más creció en la región en la última década, es el mayor socio comercial de Argentina después de Brasil y es la segunda potencia mundial. Argentina entrelazó muchos de sus intereses económicos con los de China en los últimos años, incluyendo acuerdos que no tomaron luz pública en el país y despiertan inquietud. Sobre esos acuerdos Macri prometió una minuciosa revisión, pero anunció también que los vínculos comerciales entre ambos países se mantendrán. No es posible para Argentina desligarse de China, pero si se puede avanzar en un relacionamiento más equitativo.
  6. Malvinas. Es un tema siempre prioritario en la agenda de la política exterior nacional, por el significado simbólico que contiene. Los kelpers le enviaron una carta de felicitación al presidente electo, esperanzados con una etapa de diálogo y sin mayores presiones sobre ellos por el reclamo de soberanía. La estrategia de seducción de los habitantes de las islas durante el gobierno de Carlos Menem demostró ser un fracaso, aunque las presiones sobre el Reino Unido durante los últimos años no parecen haber rendido demasiado frutos tampoco. Lo único que Argentina no puede permitirse es dejar de reclamar la soberanía sobre las islas. menem

Ni león ni ratón: pendularidad y multilateralismo

El mayor y más preocupante error que el nuevo gobierno argentino podría cometer, sería continuar actuando dentro del dilema del león y el ratón. Argentina tiene otras posibilidades con consecuencias políticas y económicas mucho más ricas e interesantes.

La pendularidad implica el acercamiento o alejamiento de distintos actores políticos internacionales de acuerdo a lo que sea mejor para Argentina. Es lo contrario del alineamiento, característico de la época bipolar, donde los países se “alineaban” con una sola potencia: o los Estados Unidos o la Unión Soviética. Argentina puede acercarse y alejarse de unos y otros para cumplir sus propios objetivos. Un acercamiento con los Estados Unidos puede ser provechoso en muchos sentidos. Para alcanzar una posible solución a sus problemas actuales respecto de la deuda externa y la apertura a los créditos internacionales. Para ganar poder de negociación frente a los socios comerciales como Brasil y China. Incluso para hacerle comprender a la dirigencia de los BRICS, que deberían incorporar a Argentina a ese grupo. Pero alinearse con los Estados unidos sin más, sería un problema. Por eso, revitalizar el MERCOSUR y concretar el acuerdo con la UE, sería una buena manera de mover el péndulo hacia el otro lado. Mantener la sociedad con China en términos claros y transparentes, sería una manera de sentarse en la mesa de negociaciones con Brasil y los Estados Unidos en un plano de mayor equilibrio.

El multilateralismo supone un constante política de acuerdos. Múltiples actores tendrán siempre múltiples objetivos, antecedentes y métodos de llevar a cabo las cosas. Eso significa que, para conseguir algo, cada actor involucrado tiene que ceder un poco. El resultado puede no ser exactamente el que cada parte prevé, pero será lo suficientemente satisfactorio. Por el contrario, el unilateralismo atiende la voluntad de un solo actor, por lo que no supone negociación sino acatamiento. El multilateralismo requiere de tiempo y discusiones, pero es más flexible y representativo del mundo globalizado actual. Los problemas globales requieren soluciones globales, con más consultas de más sectores involucrados.

El gobierno de Mauricio Macri decidirá el rumbo de su política exterior sopesando seguramente todas estas cuestiones. Solamente el tiempo y el recorrido darán la pauta real de qué camino se eligió.

*

Licenciado & Profesor en Ciencia Política
Especialista en Gestión Estratégica de Organizaciones Públicas
Compartinos:
diciembre 2nd, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Media sanción para el régimen previsional especial para excombatientes de Malvinas

Diputados otorgó la media sanción al proyecto de ley que estipula el régimen previsional especial, de carácter excepcional y optativo, para excombatientes de la Guerra de Malvinas. La iniciativa fue girada a la cámara revisora tras una votación unánime (221 votos) (más…)

Compartinos:
octubre 7th, 2015|Diputados, Noticias|0 Comments

“El kirchnerismo defiende la soberanía de las petroleras en detrimento de la soberanía nacional”

El candidato a diputado nacional que encabeza la boleta del FIT, Gabriel Solano (CABA), hizo referencia al festejo de la presidenta Cristina Kirchner y la embajadora argentina en Gran Bretaña Alicia Castro por la nominación de Jeremy Corbyn como nuevo líder del laboralismo. Al respecto el referente de la izquierda subrayó que el saludo delata una política entreguista en relación al reclamo histórico de la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas. (más…)

Compartinos:
septiembre 15th, 2015|Diputados, Noticias|0 Comments

Destacan el “invalorable aporte” del papa Francisco en la causa Malvinas

Tras el 50° aniversario de la resolución 2065 de las Naciones Unidas, que insta a Argentina y Reino Unido abrir el diálogo respecto a la soberanía por las Islas Malvinas y del Atlántico Sur, el diputado nacional Julio Martínez (UCR – La Rioja) destacó “el invalorable aporte realizado por el papa Francisco”, quien se sumó al pedido de diálogo entre ambos países por la “Cuestión Malvinas”, y posó para ser fotografiado con un cartel en sus manos sobre la campaña “Es tiempo de diálogo entre Argentina y Reino Unido por Malvinas”. (más…)

Compartinos:
agosto 20th, 2015|Diputados, Noticias|0 Comments

El Diálogo Interamericano. Proyecto Democracia.

Por Federico Gastón Addisi* Addisi-Federico-Gastón-1-400x200

 

 


 

En el año 1982 se fundó el Diálogo Interamericano, a consecuencia de la guerra de Malvinas y ante el temor del no pago de la deuda externa por parte de los países Iberoamericanos, a raíz de las declaraciones del presidente de México, José López Portillo, de una moratoria a la deuda externa de ese país.
Diálogo Interamericano fue fundado por David Rockefeller y el gobierno de EEUU para planificar el fin de los gobiernos militares en la región y el establecimiento de democracias débiles o controladas. Lo que se escondía detrás de este propósito era la intención de destruir a las Fuerzas Armadas, socavar la soberanía de los estados nacionales, atacar a la Iglesia Católica, los sindicatos, la industria nacional, y toda fuerza orgánica e institucional que pudiera resistir los intentos por establecer un “nuevo orden mundial”.
El proyecto de desmilitarización de Iberoamérica se estableció formalmente como política de EEUU a partir de la mencionada crisis de 1982-83 en las relaciones con el resto del hemisferio.
Entre junio y agosto de 1982 se organizaron apresuradamente, tres seminarios sobre las repercusiones de la guerra de Malvinas para las relaciones interamericanas. De estos seminarios, y de las opiniones allí vertidas, surgió el Diálogo Interamericano. A su fundación concurrió la crema y nata del “establishment” liberal estadounidense. Dominaban el grupo los miembros de la Comisión Trilateral, con el ya citado Rockefeller a la cabeza, pero también asistieron Robert Mc Namara, Cyrus Vance y Elliot Richardson. Los bancos estaban representados por Donald Platten, presidente del Chemical Bank, y autoridades del Chase Manhattan, Midland, First Boston International, Bank o America, Morgan, etc.
Desde el principio el DI propuso crear estructuras supranacionales para vigilar las actividades de las fuerzas armadas y dirigir su “modernización”. En su primer informe, titulado “Las Américas en la encrucijada”, propusieron encargar a la Organización de los Estados Americanos la supervisión de la reestructuración de las FFAA, y que la política de los derechos humanos sirviese de pretexto para la intervención de la OEA en las distintas naciones del continente. De esta idea, surgió el principal pilar de la ideología o programa del Diálogo Interamericano para los países del hemisferio: “La acción multilateral cuidadosamente considerada, para proteger derechos humanos fundamentales, no es intervención sino obligación internacional”. Esta y otras medidas son conocidas como el “Proyecto Democracia”, que no es otra cosa que el temario global angloamericano. Oficialmente, dicho proyecto fue anunciado por Ronald Reagan en un discurso al parlamento británico el 8 de junio de 1982. Se llegaba a la conclusión de que el mundo entraba en un período de crisis económica y escasez de recursos que traerían inestabilidad política, por lo que era necesaria una nueva definición de la democracia así como también nuevas instituciones para defenderla.
Hacia 1986 se intensificó la campaña antimilitar del Proyecto Democracia encaminada a desmontar las instituciones militares iberoamericanas como eran hasta entonces. A través de un informe de ese mismo año se hace saber a los distintos gobiernos que era urgente reducir la participación militar en asuntos civiles y se exige un drástico recorte en cuanto a los recursos que podían destinarse a los militares. Pronto, las exigencias de los organismos multilaterales de crédito, como de las entidades bancarias en general, se concentrarían en condicionar el “préstamo” de dinero a nuestros gobiernos, en que el gasto en el área de defensa sea cada vez menor.
El modelo sugerido por el DI se radicalizó en diciembre de 1990, cuando el entonces presidente de EEUU, George Bush (padre), en una gira por el Cono Sur, bautizó el proyecto global de post guerra fría con el hoy famoso nombre de “nuevo orden mundial”. A este nuevo orden se llegaba sólo a través de la democracia; y era esta, la que había que imponer. Bush se permitió el regodeo de decir que gracias al DI, las naciones de América estaban al umbral de algo sin precedentes en el mundo; ser el primer hemisferio completamente democrático.
Como se ha dicho anteriormente, en abril de 1991, uno de los fundadores del DI, el Sr. Robert Mc. Namara, en un discurso ante el Banco Mundial (del que “casualmente” también fue presidente) exigió que las instituciones financieras internacionales condicionen sus ayudas a drásticas reducciones de los presupuestos militares de las naciones que recibían dichos beneficios. Mc Namara indicó que dichas reducciones acelerarían el proceso de sustitución de instituciones militares nacionales por fuerzas supranacionales de la ONU. La doctrina de seguridad del “nuevo orden mundial” debía ser la acción colectiva acorde con el modelo de intervención de la ONU en Irak en la Primera Guerra del Golfo.
Todas estas directivas se conocieron como el “Manual Bush”, originalmente un libro titulado “Los militares y la democracia”, cuyos redactores fueron Louis Goodman y Johanna Mendelson, y cuya primera traducción al castellano corresponde a Juan Rial y Carina Perelli, de quienes se sospecha trabajaban directamente bajo las órdenes del Departamento de Estado. En la obra comentada se fijaban los ejes que ya venían plasmándose a través del DI, y el Proyecto Democracia, todos elementos de una misma política: Reestructuración de las FFAA; recortes draconianos a su presupuesto; reducción del número de efectivos; abandono de la misión histórica de defender al Estado nacional; profesionalismo militar democrático, participación en fuerzas supranacionales y misiones de paz, etc.
Para poder ejecutar con mayor facilidad y alcance todas estas políticas, el proyecto buscaba cambios significativos en la carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), para darle a la misma “potestades intrusivas” en las naciones miembros, dentro de una gama de asuntos claves para la seguridad hemisférica como ser; el control de armamentos y tráfico de armas; los derechos humanos; el derecho de los pueblos originarios, la calidad y vigencia de las instituciones democráticas; protección del medio ambiente; narcotráfico, etc. Para lograr estos fines se propuso cambiar la carta para establecer mecanismos para poder suspender o expulsar de la OEA a cualquier país cuyo gobierno sea considerado “antidemocrático”; además, se buscaba colocar a la Junta Interamericana de Defensa bajo la autoridad directa de la OEA, con lo cual la JID podría transformarse en una fuerza militar supranacional desplegada por la OEA, al estilo de los “cascos azules” de la ONU.
El 8 de diciembre de 1992, en una conferencia de prensa en Washington, el Diálogo Interamericano dio a conocer su plan para modificar o eliminar el concepto de soberanía nacional. Dichas ideas se hallan en el informe conocido como “Convergencia y comunidad”, donde entre otras cosas se sugiere recortar el poder soberano del estado nación e ir otorgándoselo paulatinamente, en pos de una mayor democratización, a una red de instituciones supranacionales que cumplen un papel central en toda esta trama; las ONGs. De este modo se pretende avanzar en un proyecto de “soberanía limitada”, donde este límite sea la “defensa colectiva de la democracia”. En este contexto y no en otro; contra estos planes supranacionales y no para dar golpes de estado, deben entenderse los sucesivos levantamientos militares (Semana Santa, Monte Caseros, Villa Martelli, y 3 de diciembre).
Finalmente, la última gran avanzada del DI fue el planteamiento en la ONU, por parte del entonces secretario general, Boutros-Ghali, de la “Agenda para la paz”. Allí se reconoce el avance del capitalismo y del desarrollo económico en los países centrales, y el descontento y la posibilidad de “nuevos y feroces reclamos de nacionalismo y soberanía”, que resultarían inaceptables ya que “ha pasado el tiempo de la soberanía absoluta y exclusiva y es labor de los jefes de Estado entenderlo, y hallar un punto equidistante entre los requisitos de un buen gobierno nacional y los requisitos de un mundo cada vez más interdependiente”. Y la propuesta más osada quedaba para el final y decía que: “La ONU tiene derecho a intervenir en los asuntos internos de loes Estados a fin de fomentar lo que ella considere democracia, como parte de la construcción de la paz, así no haya conflicto previo. Las Naciones Unidas tienen la obligación de desarrollar y suministrar, cuando se les solicite, apoyo a la transformación de estructuras y capacidades nacionales deficientes, y al fortalecimiento de nuevas instituciones democráticas. La autoridad del sistema de las Naciones Unidas para actuar en este campo dependería del consenso de que la paz social es tan importante como la paz estratégica o política. Hay una obvia conexión entre la práctica democrática y el logro de la verdadera paz y seguridad en cualquier orden político nuevo y estable”.
Bajo esta agenda de sumisión; Tratados de Madrid (1990) mediante, nos encontramos en la actualidad.

*FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).

Compartinos:
julio 31st, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Malvinas: Dar batalla en base a la ley

Por Fernando Solanas*

Luego de cuatro años, el Gobierno empezó a cumplir con la Ley 26.659, de mi autoría, aprobada unánimemente en 2011. Es uno de los instrumentos más avanzados para integrar una estrategia de presión sobre el Reino Unido con el fin de que acate las resoluciones internacionales que instan a dialogar sobre la disputa en el Atlántico Sur. (más…)

Compartinos:
julio 23rd, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Avanza proyecto para nombrar ciudadanos ilustres a los combatientes de Malvinas

En la segunda sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, fue aprobado por unanimidad un proyecto de ley que declarará ciudadanos ilustres del bicentenario a los argentinos que recuperaron temporalmente las Islas Malvinas, Islas Georgias y Sándwich del sur. (más…)

Compartinos:
abril 30th, 2015|Diputados|Comentarios desactivados en Avanza proyecto para nombrar ciudadanos ilustres a los combatientes de Malvinas

Senador kirchnerista respaldó la denuncia penal contra petroleras que operan en Malvinas

El senador nacional y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto del Senado, Ruperto Godoy (FpV-San Juan), respaldó la denuncia penal efectuada por la Cancillería (más…)

Compartinos:
abril 10th, 2015|Noticias|Comentarios desactivados en Senador kirchnerista respaldó la denuncia penal contra petroleras que operan en Malvinas

Diputados repudió la militarización británica en Malvinas

Previo a comenzar el tratamiento del proyecto de ley para nacionalizar el servicio de los ferrocarriles, el pleno de la cámara baja inició la sesión especial expresando sobre tablas su “más enérgico repudio” a la decisión del gobierno del Reino Unido de incrementar su presencia militar en el Atlántico Sur por suponer una amenza argentina sobre las Islas Malvinas.

Los legisladores declararon como “lamentable y llamativa, la intención del gobierno británico de utilizar la Cuestión Malvinas como un tema de política interna”. El articulado afirma que la actitud beligerante de Gran Bretaña se enmarca “en la negativa sistemática por parte del gobierno británico de sentarse a discutir de forma pacífica la cuestión de soberanía de las islas Malvinas”.

A su vez, resalta el posicionamiento del Estado nacional de desarrollar la disputa por vías diplomáticas, a la que calificaron como “una política de Estado sostenida por todas las fueras políticas de nuestro país y apoyada por innumerables resoluciones y declaraciones de los más representativos organismos internacionales”.

Compartinos:
abril 8th, 2015|Noticias|Comentarios desactivados en Diputados repudió la militarización británica en Malvinas

Asseff acerca de la militarización en Malvinas: Es “otra provocación británica para facilitar la explotación ilegal de los recursos en el Atlántico Sur”

El diputado nacional Alberto Asseff (Frente Renovador – Buenos Aires) rechazó las aseveraciones beligerantes vertidas por del Ministro de Defensa británico Michael Fallon. En ese sentido, consideró que el objetivo del Reino Unido es “seguir militarizando el Atlántico Sur para continuar extrayendo ilegalmente los recursos petrolíferos, minerales y pesqueros y para asegurar la pretensión de soberanía en la Antártida”.

Al respecto, el secretario de la Comisión de Defensa indicó que se trata de “otra provocación británica para facilitar la explotación ilegal de los recursos en el Atlántico Sur. La táctica es acusar a la Argentina de hostil y de ese modo justificar una mayor militarización en las Malvinas y en el Atlántico Sur”.

A su vez, Asseff subrayó “la Argentina rechaza estas provocaciones, no entra en el juego perverso que propone Londres y elige el camino del derecho internacional y la diplomacia en el reclamo de sus derechos por la soberanía en el Atlántico Sur”.

Compartinos:
marzo 25th, 2015|Articulos, Diputados|Comentarios desactivados en Asseff acerca de la militarización en Malvinas: Es “otra provocación británica para facilitar la explotación ilegal de los recursos en el Atlántico Sur”
Load More Posts